July 6, 2018 at 6:00 pm EDT | by Cristian Galicia
¡Sergio Urrego vive!

Alba Reyes habla durante un concierto en Bogotá, Colombia, durante la celebración del Orgullo que se celebró el 1 de julio de 2018. Su hijo, Sergio Urrego, se suicidó en 2014 después que era víctima del bullying homofóbico por parte de los administradores de su colegio. (Foto cortesía de la Fundación Sergio Urrego)

Han pasado casi cuatro años desde que Colombia se cubrió en indignación y en un profundo estupor después de que el joven Sergio Urrego se suicidara; este doloroso suceso dejó en vilo al país completo, tanto que hoy Sergio es un símbolo de libertad, su madre un ejemplo extraordinario de resiliencia y juntos otra razón para seguir luchando por los derechos de todos.

La vida de Sergio se marchitó después de ser sistemáticamente discriminado por la rectora y psicóloga de su colegio; él tuvo que abandonar todo lo que amaba hacer: Buscar una enseñanza libertaria, una sociedad más comprensiva y acogedora; el dejó de leer, aprender, escribir y amar. Fue constreñido por todos los que se sentían incómodos por cómo veía la vida: la eterna búsqueda de la libertad de amar a quien quisiera.

Sergio hizo que el país reflexionara acerca del poder que se le había dado al odio, tanto que ponía la vida de un niño en juego. Es por esto que muchos salieron a marchar indignados a reclamar justicia y la garantía de poder vivir siendo quien quisiera ser o amar.

Esta petición creció a través de los años y prosperó tanto como el deseo incansable de vivir en un país donde hay ciudadanos de segunda categoría, sino donde realmente existe la igualdad. Sergio hizo que muchos alcen su voz cuando otros están siendo rechazados, invisibilizados o incluso cuando se les niega su existencia; así esta lucha se ha convertido en un legado inspirador.

Aquellos que vivían en la obscuridad, que se sentían sin fuerzas, han socavado los obstáculos y encontrado la valentía para refutar con lo que no están de acuerdo y han invitado a otros a celebrar sus vidas libremente.

Esto se ha convertido en un movimiento ruidoso en contra de la indiferencia, un movimiento anarquista que desafía a todo los que viven con sesgo y que quieren volver al pasado, y a aquellos que creen saber a quienes sí merecen ser reconocidos sus derechos.

Cada año en el mes del orgullo y en las marchas del orgullo de Colombia el nombre de Sergio se oye, se recuerda y se grita al unísono ya que su muerte representa la resistencia de luchar por el amor.

De antemano, esto no habría sucedido si Alba Reyes, la madre de Sergio, no hubiera transformado el dolor más grande, que alguien pueda resistir, en un castillo (Fundación Sergio Urrego) donde defiende la vida de los niños y jóvenes para que no sufran de discriminación, estén seguros y sean plenamente aceptados. Alba ha fomentado la necesidad a todo el mundo de reflexionar acerca de la seguridad e inclusión en los ambientes escolares.

La vida de Sergio perdura a través de la alentadora lucha por la igual de su madre. Sergio es ahora un sinónimo de libertad para todo aquel que busca vivir sin miedo.

Cristian Galicia is a social communicator and journalist, freelance writer, social media manager, photojournalist and interpreter with an emphasis on literary and cultural journalism. He has actively worked in organizations that serve vulnerable populations, such as LGBTIQ people and those with cognitive disabilities in Colombia.
Cristian can be reached at c.96@hotmail.com or at Cristian_fy on Instagram and Twitter.

© Copyright Brown, Naff, Pitts Omnimedia, Inc. 2018. All rights reserved.
Blade Blast

Get the latest LGBTQ news to your inbox every Thursday!