March 29, 2019 at 8:07 am EDT | by Ernesto Valle
Activistas en El Salvador dicen basta de genocidio trans
Mónica Linares, directora ejecutiva de ASPIDH Arcoiris Trans, segundo por la izquierda, y un grupo de sus compañeros, se sientan afuera de un centro de votación en San Salvador, El Salvador, el 3 de febrero de 2019 después de votar en la elección presidencial del país. ASPIDH Arcoiris Trans el 28 de marzo de 2019 presentó un informe que documenta la vulneración de los derechos humanos de la comunidad trans del país. (Foto del Washington Blade por Michael K. Lavers)

SAN SALVADOR, El Salvador — Con el objetivo de generar insumos que ayuden a evidenciar la vulneración de los derechos de la población trans en El Salvador, la Asociación Solidaria para Impulsar el Desarrollo Humano (ASPIDH Arcoiris Trans) como parte de la Red Latinoamericana y del Caribe de personas trans (REDLACTRANS), el jueves presentó el informe 2017-2018 “Basta de Genocidio Trans”.

Este informe es gracias al Centro de Documentación y Situación Trans de América Latina y el Caribe (CeDoSTALC), el cual desde el 2015 con su prueba piloto en el país, ya arrojaron tres informes que recopilan la realidad que vive la población trans con respecto a la violación de sus derechos.

Derechos como acceso a la salud, la educación, el trabajo y hasta la vida misma, son algunos de los mencionados en las vulneraciones recabadas en el informe, lo cual muestra la discriminación sistematizada a la cual están expuestas las personas trans y entre los agresores están las diferentes carteras de Estado.

“En este documento están registrados algunos casos, no la cantidad que deberían tener fiscalía y medicina legal”, comenta Mónica Linares, directora ejecutiva de ASPIDH Arcoiris Trans.

El 98 por ciento de las mujeres trans que formaron parte de esta documentación, fueron víctimas de discriminación solo en 2018, el derecho a la igualdad y no discriminación es uno de los principios más violentados, por lo que dos ejemplos mostrados fueron la ausencia de mujeres trans postulantes en las elecciones del 16 de marzo 2018 y la poca sensibilización de los miembros de las Juntas Receptoras de Votos (JRV), por ello siempre está latente el temor de ser víctimas de burla, discriminación y afectaciones psicológicas si asisten a ejercer el sufragio.

“En el 2018 se documentaron 19 crímenes por odio, con un alza de cinco a los 14 registrados en el 2017. En lo que va del año ya tenemos tres casos documentados”, menciona en la presentación del informe Naima Villalta, documentadora del CeDoSTALC de ASPIDH.

Aclararon que al momento de recopilar los casos de este informe no era una toma de denuncias, sino una documentación de los casos para presentar al Estado salvadoreño una prueba que evidencie la necesidad de una Ley de Identidad.

En la presentación del informe las ponentes comentaron que existe una muerte social para las mujeres trans, porque todo comienza con una discriminación sistematizada hasta culminar con los crímenes por odio, además Ambar Alfaro, coordinadora nacional para la REDLACTRANS con ASPIDH, agregó “La ley de Identidad de Género viene a solventar el 30 por ciento de las problemáticas trans, el otro 70 por ciento tiene que ver con la inclusión laboral, el acceso a la educación inclusiva; pero este otro 70 por ciento no se cumple sin una Ley de Identidad de Género”, asegurando que esa herramienta legal les da el derecho de existir jurídicamente, porque lo que sin esta ley existe un vacío legal que pone a las personas trans (hombre y mujeres), como indocumentados en su propio país.

Por ello una de las recomendaciones en el informe fue: “Que la Asamblea Legislativa apruebe una Ley de Identidad de Género que no vulnere derechos de intimidad personal, que no requiera procesos de reasignación sexual para garantizar el derecho al nombre de personas trans, establecido en la Constitución de la República”.

Al cuestionarlas sobre qué pasará con el cambio de Gobierno y los avances realizados con las diferentes carteras de Estado con las que se tiene trabajo, a lo cual Linares expreso no tener ningún temor y únicamente se seguirá trabajando como hasta ahora, luchando junto a sus compañeros y compañeras de la Federación Salvadoreña LGBTI, por hacer que se respeten los derechos de la población LGBTI y en el caso de ASPIDH, especialmente la población trans. 

Ernesto Valle is a journalist and activist in San Salvador, El Salvador, who covers LGBT issues.

Comments are closed
© Copyright Brown, Naff, Pitts Omnimedia, Inc. 2019. All rights reserved.