Connect with us

En Espanol

ORMUSA presentó investigación sobre la realidad LGBTQ en El Salvador

73.2 por ciento de miembros de la comunidad han sido discriminados

Published

on

Miembros de COMCAVIS TRANS participan en una marcha por el Día Internacional de la Mujer en San Salvador, El Salvador, el 8 de marzo de 2021. (Foto cortesía de COMCAVIS TRANS)

SAN SALVADOR, El Salvador Recientemente la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (ORMUSA), en colaboración con la Asociación Comunicando y Capacitando a Mujeres Trans en El Salvador (COMCAVIS TRANS) y con el apoyo de la Colaboración Alemana y la Iniciativa Cristiana Romero (CIR), realizó tres diferentes presentaciones de una investigación sobre la realidad de personas LGBTQ en el país.

Desde hace ocho años y después de varias reflexiones, ORMUSA encontró diferentes aristas en los ámbitos en los que se desenvuelven las mujeres y por ello vio la necesidad de tocar el tema de diversidad sexual, al igual que de otras expresiones que encontraban en los territorios, expresó al Washington Blade, Marcos Urquilla, coordinador de planificación monitoreo y evaluación de la organización.

“Así ORMUSA comenzó a gestionar diferentes iniciativas, que pudieran dar una respuesta desde el tema de la investigación, con datos reales”, agrega Urquilla, quien además asegura que es importante dar reconocimiento a la diversidad misma que labora en la misma organización como tal.

Con el propósito de poder investigar en conjunto a COMCAVIS TRANS, las realidades de las poblaciones diversas, comenzaron hace unos años el observatorio www.nuestramirada.lgbt, debido al desconocimiento de la existencia de un observatorio que se dedique específicamente a temas de la población LGBTQ, expresa con énfasis Urquilla.

“La mayor parte de la información de la población LGBT que se encuentra es de testimonios, crónicas u otra modalidad; se necesitaba información cuantitativa”, explica Urquilla el porqué de la actual investigación.

La aproximación más cercana fue la Consulta Nacional sobre realidades LGBTI en El Salvador, realizada por la Dirección de Diversidad Sexual de la Secretaría de Inclusión Social en el año 2012; esto bajo la secretaría de Vanda Pignato en dicha institución.

“Esta iniciativa fue muy modesta en cuanto al alcance de la muestra”, expresó Urquilla con respecto a dicha consulta nacional, explicando así que con ORMUSA se pretende quitar el paradigma que solo se investiga sobre temas de salud sexual, sino también como el capital natural, el económico y social, entre otros.

De la investigación lanzada por ORMUSA, se obtuvo 447 respuestas de una muestra inicial de 625 personas LGBTQ en los 14 departamentos de El Salvador; también brindaron un poco de información instituciones como el Ministerio de Trabajo y Previsión Social (MTPS), Policía Nacional Civil (PNC), Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología (MINEDUCYT), Ministerio de Salud (MINSAL), Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), Ministerio de Gobernación y Desarrollo Territorial (MIGOBDT) y Fiscalía General de la República (FGR), de los cuales solo el MIGOBDT no respondió a su solicitud de información.

De todas estas instituciones únicamente el MINSAL tiene programas específicos en beneficio de la población LGBTQ, el 95 por ciento de las personas encuestadas conocen los diferentes programas y políticas de gobierno a su favor.

Otro hallazgo importante es que 58 por ciento profesan una religión, en su mayoría mujeres trans y hombres gays; de este porcentaje un 40.3 por ciento tiene un estigma y realizan discriminación a las personas LGBTQ, pese a eso no les parecía un obstáculo para vivir una fe.

Un 73.2 por ciento de las personas expresó haber sido discriminados, sobre todo personas bisexuales y gays, el 47.7 por ciento de estas personas son hombres. Un 41.4 por ciento han enfrentado violencia por su orientación sexual y/o identidad de género, sobre todo personas intersexuales y lesbianas. Esto les genera afectaciones emocionales, físicas y sociales, como también las pérdidas de oportunidades de crecimiento y desarrollo.

Como en el tema del apoyo entregado por el gobierno para generar ingresos en temas de emprendimientos, únicamente el 12.8 por ciento manifestó haber recibido ayuda de ese tipo.

Ante toda la realidad de esta parte de la población salvadoreña afronta, un 79.5 por ciento se reconocen como resilientes, se adapta a su realidad de una manera positiva, pese a todo.

De esta manera lo reflejó Romina, mujer trans asistente a la presentación de la investigación, “al acercarme a este tipo de presentación y diferentes procesos, me motivo a conocer más y seguir creciendo”, expresó.

Astor Elías, un hombre trans que recién comienza su proceso de hormonización, entre lagrimas expresó sentirse identificado con los resultados presentados, “al escuchar los datos de la investigación, puedo confirmar que son reales”, alegó entre sollozos.

Las personas asistentes externaban que estos resultados pueden servir de apoyo al ante proyecto de ley de identidad, Kaori Sánchez, “nunca había visto un estudio así, a profundidad, esto puede apoyar la ley de identidad”.

Ivonne Argueta, una investigadora de ORMUSA, aseguró que cuando las personas se identifican con lo que se presenta, esto valida el análisis y además muestra que se va por el camino correcto ante la realidad que se vive.

“Sin duda es una aproximación a la realidad”, aseguró Urquilla, agregando también que aún tienen grandes desafíos en cuanto a la participación de muchos departamentos del país ya que comenta que en Cabañas, Morazán, La Unión, Usulután y Chalatenango no hubo mucha respuesta.

“Pese a eso consideramos que es uno de los mayores aportes que hay a nivel nacional y esperamos seguirlo promoviendo, y que estos datos se utilicen como evidencia”, finaliza.

Continue Reading
Advertisement

En Espanol

Un hogar para jóvenes LGBTQ en abandono ya funciona en El Salvador

Hogar Santa Marta es proyecto de la Iglesia Episcopal Angelicana del país

Published

on

Hogar Santa Marta (Foto de Ernesto Valle por el Washington Blade)

SAN SALVADOR, El Salvador — La situación de las juventudes LGBTQ en El Salvador se caracteriza por la violencia en sus familias y comunidades, hasta el patrón de impunidad del sistema judicial. Esto hace que muchos huyan de sus casas o son expulsados de la misma, por no ser aceptados; por ello la necesidad que exista un refugio para apoyar a esta parte de la población vulnerada.

La Iglesia Episcopal Anglicana de El Salvador (IAES) en el año 2009 creó el Ministerio de Diversidad Sexual; el cual es una pastoral que reúne tanto a lesbianas, gays, bisexuales, personas trans, intersexuales, queer y más, como también aliados de la misma comunidad, volviéndose un espacio en el que todas y todos pueden vivir su fe, libres de discriminación.

Sin perder el enfoque y con la misión de acoger y brindar atención inmediata, integral y con calidez a jóvenes LGBTQ, que son víctimas de violencia intrafamiliar, expulsión de sus hogares y retorno migratorio, en agosto de este año el Hogar Santa Marta comenzó a funcionar. La iniciativa de este refugio surge desde el ministerio mencionado. En su experiencia pastoral, la IAES conoce la realidad que enfrenta este sector de la población que, por motivo de su orientación sexual, identidad y expresión de género son discriminadas en todos los ámbitos de su vida.

Para el obispo Juan David Alvarado de la IAES, este proyecto responde a las necesidades humanas, especialmente cuando hay tanta injusticia.

“Queremos dar como iglesia, una respuesta a las personas LGBTQ que han sufrido violaciones a sus derechos humanos”, menciona Alvarado, explicando además que se ofrece un hogar temporal, mientras los jóvenes buscan solución o desarrollan un plan de respuesta personal.

Hogar Santa Marta ha intervenido hasta la fecha varios casos de jóvenes LGBTQ, tres de estos se han recibido en el albergue y otros se han logrado resolver con la contención en el momento crítico.

“Nuestra primera opción es que las personas no necesariamente tengan que pasar por el abandono familiar, por ello se trata de lograr una conciliación con las familias”, esto para lograr que los jóvenes logren seguir con sus familias, explica Cruz Torres, coordinador del Ministerio de Diversidad Sexual de la IAES.

Hasta el momento el principal medio para que los jóvenes se pongan en contacto con el hogar, han sido las redes sociales del mismo, de esta manera el equipo técnico evalúa los casos y se encargan de determinar la manera de proceder ante cada uno de estos. Pues están dirigidos a atender víctimas de violencia, desplazamiento forzado y expulsión de sus hogares.

“Esta modalidad por redes ha sido adrede, para tener un crecimiento controlado y no tener una saturación inmediata”, menciona Eduardo Madrid, director del Hogar Santa Marta, al explicar que habían retrasado la apertura del hogar, porque este aún se encontraba en la adecuación para recibir a las juventudes que necesitan apoyo.

De acuerdo con Madrid, la psicóloga del hogar creó un protocolo para determinar el proceso a llevar con la persona que busque la ayuda. Cuando el equipo técnico establece el contacto con una persona, se genera un perfil y se toma nota de la situación que este vive, para luego pasarle el caso a ella y agende una entrevista.

“A través de una pequeña entrevista, podemos saber sus redes de apoyo, si tiene un resguardo o un lugar seguro”, de esta manera explica Helen Jacobo, psicóloga del Hogar Santa Marta, que es la manera en cómo elaboran los perfiles y se determinan las líneas de acción.

‘Me siento más completo y más seguro’

Carlos es un joven de 25 años, quien a causa de una serie de problemas que se desencadenaron al inicio de la pandemia, requirió del apoyo del hogar, “tuve que salir de mi casa por maltratos, insultos y golpes”, recuerda sobre la situación.

Llegar a un lugar seguro fue un alivio para él y aún más al saber que tendría mucho apoyo, “me han brinda muchos servicios como el apoyo psicosocial y muy pronto a encontrar un trabajo”, expresa con alegría Carlos.

En la primera etapa del proceso dentro del hogar, están el ofrecer resguardo y que no falten las debidas alimentaciones, terapia psicológica para lograr la contención por lo ocurrido y donación de artículos de primera necesidad.

“De mi parte estoy muy agradecido, hemos trabajado en nosotros mismos como persona”, asegura con una mirada que expresa felicidad y tras la mascarilla se refleja una sonrisa dibujada. Además, externó sentirse agradecido que le permitieran entrar con su mascota, pues al salir de casa la llevó consigo.

A pesar de ser un refugio creado desde un grupo de una iglesia, el tema de la religión no es una imposición, se da un acompañamiento espiritual pero no es obligatorio participar de él siempre, “si vos queres creer, crees; no te imponen la religión”, asegura Carlos.

“Me siento más completo y más seguro, ese ha sido el cambio más notorio que he podido tener”, alega de una manera positiva, porque asegura que debido al proceso que lleva, a aprendido a priorizar en él mismo.

De esta manera inician la segunda etapa del proceso dentro del hogar, empoderamiento en derechos, así lograr valorarse y saber defender sus derechos, también dentro de la misma está la reubicación sostenible, sensibilización con familia y creación de plan de vida.

En los tres meses transcurridos ya hay un caso dado de alta del hogar y que va avanzado en sus procesos; se trata de Alejandro de 23 años con el apoyo del equipo técnico del lugar, pudo encontrar un trabajo y un nuevo lugar donde vivir.

Él conoció del hogar gracias a un amigo que pertenece a la IAES, ayudó a exponer su caso y así se convirtió en el primer joven dentro del hogar.

“Aunque solo estuve un mes, sentí el apoyo necesario de todo el equipo”, expresa Alejandro.

Por ser el primer caso, se siente muy involucrado con el hogar, comentó que en sus primeras sesiones tuvo la oportunidad de proponer ideas sobre el abordaje de futuros casos y el hecho de que tanto el director, como la psicóloga le tomaran en cuenta, fue algo muy gratificante.

Ahora que ha logrado encontrar un trabajo, Alejandro pondrá todo de su parte para mantener la estabilidad, sobre todo apoyándose con el acompañamiento psicológico que el hogar aún le sigue brindando, esto como parte de la tercera etapa. El acompañamiento dura desde el ingreso hasta máximo un año; en alianza con ONGs, gobierno y empresa privada, se busca la manera que el joven que salga del hogar, no vuelta a tener un inconveniente que le ponga en riesgo.

Cada proceso es diferente, depende del caso de cada joven para determinar la manera del abordaje y como se va avanzando en el mismo; lo principal es asegurar que ellos estén en un espacio seguro, luego si se tienen actividades que se comparten, como generan una rutina de trabajo en equipo, recibir talleres de grupo y por medio de alianzas creadas los chicos pueden seguir fortaleciéndose y capacitándose.

Usuarios del Hogar Santa Marta (Foto de Ernesto Valle por el Washington Blade)

Alianzas estratégicas

Para realizar un trabajo integral, el Hogar Santa Marta ha realizado diversas alianzas estratégicas, una de ellas es con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de las Naciones Unidas, específicamente con el Proyecto Respuestas Integrales sobre Migración en Centro América. De esta manera pretenden encontrar sinergias desde el enfoque psicosocial que se da a la atención de las juventudes LGBTQ que se encuentra en vulnerabilidad.

Se espera que a través de diversos instrumentos que la OIM ya utiliza, puedan compartir un poco con el hogar.

“Algunos de los instrumentos que tienen, responden específicamente en temas psicológicos”, explica Helen.

De esta manera también esta iniciativa se ha puesto a la disposición de la OIM, para hacer mejoras en los instrumentos en cuanto se refiere a temas de diversidad sexual y esperan también recibir el apoyo para cuando tengan manejo de grupos, cuando el hogar tenga albergados a más jóvenes LGBTQ.

Por su parte la coordinadora del proyecto de la OIM esta muy interesada en dar seguimiento al trabajo del hogar y poder lograr una colaboración, tal como se ha logrado en el apoyo psicosocial con personas retornadas que pertenece a la población LGBTQ.

“También hemos logrado identificar otras posibles vinculaciones, a través de perfiles que se puedan vincular con oportunidades laborales”, expresó Rosalinda Solano, coordinadora nacional del proyecto de la OIM, sobre campos a explorar y otras posibles colaboraciones en conjunto con el hogar.

Desde que Solano conoció el proyecto, le pareció algo muy innovador y necesario que no se tenía en el país, por lo que cual espera que sirva de mucho para dar respuesta a algo que no se había hecho, “lleva un enfoque bastante integral, no solo es dar albergue”, agrega al referirse del trabajo que realiza el hogar.

El Salvador cuenta con otros dos refugios que son dirigidos a un sector específico de la población LGBTQ, Casa Trans de ASPIDH ARCOIRIS TRANS y Casa Refugio Karla Avelar de COMCAVIS TRANS, ambas más especializadas en casos de mujeres trans desplazadas. En el caso de Hogar Santa Marta, es el primer refugio creado desde una iglesia, dirigido para la juventud LGBTQ en condición de abandono.

De acuerdo con las palabras de Alvarado, el Hogar Santa Marta, surge con un enfoque técnico de manera integral, con atención a juventudes LGBTQ.

“Los jóvenes ven el hogar con mucha esperanza para una vida nueva”, expresó.

“Para lograr todo esto hemos tenido que hacer alianzas con organizaciones nacionales e internacionales, entre ellas OIM”, agrega Alvarado. Además agrega que están mejorando las instalaciones para poder recibir a más juventudes en abandono, pero para ello necesitan apoyo, por eso hace la invitación a buscar más información en las redes sociales del hogar, así saber cómo donar a esta causa.

En Facebook pueden encontrarles como Santa Marta LGBT y en Instagram como @santamartalgbt en donde encontraran el link de www.gofundme.com para hacer donaciones al hogar.

“Como iglesia, reconocemos la voz proféticas de las personas LGBTIQ+ y aceptamos el llamado de Dios para cuidar, orientar y guiar a todas las personas que enfrentan injusticia social”, finaliza Alvarado.  

Personal del Hogar Santa Marta se reúnen con representantes del la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de las Naciones Unidas. (Foto de Ernesto Valle por el Washington Blade photo by Ernesto Valle)
Continue Reading

En Espanol

¿Cómo debe quedar redactado el Código de las Familias de Cuba?

Activistas presentan sugerencias para que la nueva ley sea más inclusiva

Published

on

Activistas LGBTQ en La Habana (Foto de María Lucía Expósito)

Tremenda Nota es el socio mediático del Washington Blade en Cuba. Esta nota salió en su sitio web el 18 de octubre.

LA HABANA — Varios grupos LGBTIQ+ presentaron propuestas sobre el anteproyecto de Código de las Familias, con el propósito de que sean valoradas por la comisión redactora y sirvan para mejorar la futura ley que debe reconocer el matrimonio igualitario, además de otros derechos.

“Quienes firmamos este documento somos proyectos, iniciativas y activistas de la comunidad LGBTIQ+ cubana. A través del mismo deseamos hacerles llegar nuestras consideraciones sobre el anteproyecto de Código de las Familias, el cual se encuentra actualmente en un proceso de consultas especializadas”, escribieron en la presentación del documento, que está firmado por la Plataforma 11M, el Proyecto AfroAtenAs, la campaña Ahora Sí, la Alianza Afro-Cubana, el grupo Dame la Mano, el Centro Social y Biblioteca Libertaria Abra, y la revista Tremenda Nota.

Los activistas consideraron que el anteproyecto de ley “es un documento avanzado y progresista, no solo con respecto a su antecesor, sino incluso comparado con las legislaciones en otros países del mundo”.

A pesar de eso, opinaron que “faltan algunas cuestiones importantes en este documento para que sea un Código verdaderamente revolucionario y atemperado a la sociedad cubana actual y futura”.

Después de mencionar varios “aspectos positivos”, que los activistas asumen como “innegociables” hicieron minuciosas recomendaciones a los redactores del texto legal, “en ejercicio de nuestro derecho ciudadano a participar en la revisión del Código de Familias”.

Estas observaciones tienen el objetivo de que el proyecto de ley “sea lo más abarcador y flexible posible, de modo que refleje el espíritu y letra de la Constitución de Cuba aprobada en 2019 y refrende los tratados internacionales de protección de la infancia, la mujer y la familia de los que Cuba es signataria”.

Sobre el pasaje relativo a “Derechos de la infancia y la adolescencia en el ámbito familiar”, los activistas recomendaron incluir “la libertad del menor a la libre identidad de género y orientación sexual”.

Para el artículo 61, que define el matrimonio como “la unión voluntariamente concertada de dos personas”, recomendaron “que se tomen en cuenta las relaciones de más de dos personas”.

El anteproyecto plantea la posibilidad de una “autorización judicial excepcional” para que personas menores de 18 años puedan casarse. Los activistas, en cambio, sugieren eliminar esa opción, ateniéndose a normas internacionales.

Una de las novedades del nuevo Código de las Familias es la “gestación solidaria”, que la ley autorizará a personas “unidas por vínculos familiares”. Los grupos LGBTIQ+ piensan que la opción debe existir también para personas “afectivamente cercanas”.

También recomendaron que se añada una definición de “gestación solidaria” y se incluyan principios que protejan a las gestantes de cualquier presión o violencia.

“La gestante contará con un asesor legal independiente al de las personas comitentes”, proponen añadir al texto.

Sobre la “responsabilidad parental”, el concepto que sustituye a la “patria potestad” tradicional, los activistas señalaron que los padres deben “proteger” la “libre determinación” de la “identidad de género y orientación sexual”.

En este punto, también recomendaron garantizar “los conocimientos y garantías materiales para el libre ejercicio de su sexualidad sin discriminaciones”.

También propusieron que “los derechos y responsabilidades parentales para con la/el menor no se vean afectados cuando alguno de los padres o las madres lleve a cabo un proceso de transición de género”.

Por último, sugirieron que “en cuanto a los menores bajo la tutela del Estado se les respete y proteja su libre determinación en cuanto a la identidad de género y orientación sexual velando siempre por el interés superior del menor”.

“Esperamos que estas consideraciones y sugerencias sean tomadas en cuenta para la redacción final del anteproyecto que será presentado próximamente a la Asamblea Nacional del Poder Popular”, concluyeron.

Activistas se reúnen con la Unión de Jóvenes Comunistas en Santa Clara

La publicación Entre Diversidades informó que el pasado 12 de octubre un grupo de activistas LGBTIQ+ se reunió en Santa Clara, al centro de Cuba, con funcionarios de la Unión de Jóvenes Comunistas en esa ciudad.

En el intercambio participó el promotor cultural Ramón Silverio, el fundador del centro El Mejunje, considerado un lugar icónico para la comunidad LGBTIQ+ en Cuba.

Estos activistas también hicieron recomendaciones sobre el futuro Código de las Familias y el programa de educación sexual establecido por el Ministerio de Educación, que fue postergado en septiembre, probablemente tras la presión de grupos fundamentalistas cristianos.

Los activistas reclamaron “una educación (escolar y comunitaria) que realmente contemple la diversidad en todo su espectro” y en ese sentido se declararon inconformes con el aplazamiento del programa de educación sexual.

También pidieron espacio en los medios de comunicación para visibilizar a la comunidad LGBTIQ+.

Celebraron la adopción del matrimonio igualitario en el anteproyecto de Código de las Familias, pero solicitaron “que se garanticen los derechos de la comunidad trans en toda su pluralidad”.

Según los activistas, el Estado debe garantizar a las personas trans “cambio de identidad en el carnet, tratamiento hormonal y apoyo en la reasignación de sexo”.

“Además se hace necesaria una estrategia respecto al uso de baños públicos para esta comunidad”, añadieron.

Lo mismo que las organizaciones independientes, señalaron que se garanticen derechos a las “infancias trans”.

Aprovecharon para denunciar la violencia policial contra personas LGBTIQ+.

“Se debe garantizar la protección por parte de los agentes de seguridad ante cualquier acto de discriminación y odio. Se debe abarcar desde un comentario homofóbico hasta la violencia física contra cualquier miembro de la comunidad. Por esta razón, son necesarias leyes que juzguen justamente a quienes nos agraden”, dice la nota de Entre Diversidades.

Los activistas denunciaron “el papel que han jugado las instituciones estatales en la marginación de la comunidad LGBTIQ+”.

“Para demostrar una verdadera voluntad política de cambio, es necesario que estas instituciones apoyen el trabajo de los activistas, ya que estas son las que tienen los medios. También es necesario que de dichas instituciones salgan iniciativas inclusivas y que aporten a la creación de una Cuba verdaderamente diversa”, dijeron.

Por último, alertaron sobre “el ascenso de los fundamentalistas religiosos a puestos directivos y de poder, como universidades y hospitales”. Consideraron que “esto puede poner en peligro los derechos alcanzados hasta al momento y la concreción de las luchas futuras, como la aprobación del Código de las Familias”.

Continue Reading

En Espanol

Cómo las empresas impulsan la inclusión e inserción laboral LGBTQ

Uno de cada 20 jóvenes de la comunidad tiene su negocio propio

Published

on

Walmart, gay news, Washington Blade
(Foto cortesia de Flickr)

Reportar sin Miedo es el socio mediático del Washington Blade en Honduras. Esta nota salió en su sitio web el 15 de octubre.

CIUDAD DE GUATEMALA — Apenas el 5 por ciento de los jóvenes LGBTIQ+, es decir uno de cada 20, tiene negocio propio. Esa es una de las cifras reveladas en el webinar “Empresas y derechos humanos: perspectiva LGBT”, que se desarrolló durante la IV Semana de Empresas y Derechos Humanos.

El taller se llevó a cabo con apoyo de la organización diversa Visibles, la embajada del Reino Unido en Guatemala, Walmart México y Caricam. En la actividad se abordaron los retos que las empresas afrontan de cara a la inclusión.

El tema se remonta a 10 o 20 años, en los que han surgido empresas con un enfoque de recursos humanos y políticas de no discriminación que incluyen orientación sexual e identidad de género.

Estas organizaciones ofrecen prestaciones y licencia de paternidad, además igualan el tiempo que se da a padres del mismo sexo, ofrecen seguros médicos que incluyen necesidades de personas transgénero y redes LGBTIQ+.

Por otra parte, empiezan a llevar a cabo eventos por el mes del orgullo LGBTIQ+.

Una campaña multinacional

La Human Rights Campaign se ha lanzado en Brasil, Argentina, México, Chile y Estados Unidos, país donde nació. En el caso de las iniciativas multiactor, algunas de estas empresas están empezando a abrirse a otras empresas y tratan de ofrecer algún tipo de apoyo.

Muchas compañías ven el acrónimo LGBT como si se tratase de un grupo homogéneo.
Es decir, ven a las poblaciones diversas sin distinguir entre personas gays, lesbianas, transexuales, transgénero e intersexuales, no separan la orientación sexual de la identidad de género.

Estas empresas tampoco distinguen las experiencias de las personas dentro del acrónimo y hacen una sola campaña, como si se tratara de todas las personas por igual.

Esto es muy importante porque estamos en una semana de empresa y derechos humanos. Se trata del punto de entrada en la discusión, no el punto de entrada de riesgo.

“Esta investigación aborda la violencia para la población joven, de 18 a 23 años”, explicó el Investigador de la Asociación Visibles de Guatemala, Gabriel Duarte. “Fue un proyecto regional que se llevó a cabo en Guatemala, El Salvador y Honduras. En Guatemala, el proyecto se realizó de 2019 a 2020 con enfoque, investigación y acción participativa. Entrevistamos a 30 jóvenes de la diversidad sexual y de género”.

Solo uno de cada 20 jóvenes es empresario

En 2020, más del 40 por ciento de los jóvenes LGBTIQ+ de 15 a 29 años tuvieron su primera experiencia en el mundo laboral como asalariados y menos del 5 por ciento (uno de cada 20) tuvieron negocio propio, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El Estado hondureño tiene debilidades que afectan a la población joven LGBTIQ+. Una de ellas es que el artículo 14 del Código de Trabajo prohíbe la discriminación por diversos motivos, pero nunca aborda la orientación sexual o género.

En cuanto a las discriminaciones contra la comunidad LGBTIQ que pueden llevar procesos legales, no hay ninguna tipificación de delito.

“Uno de los obstáculos del diseño de políticas públicas es no contar con estadísticas oficiales que muestren qué porcentaje de la población se autoidentifica como LGBTIQ+”, enfatizó Duarte.

Menos acceso a educación igual a menos oportunidades

Según Gabriel Duarte, la falta de acceso a educación de calidad impacta directamente en el tipo de empleo y la remuneración económica.

“Muchas personas LGBTIQ+ que entrevistamos en esta investigación describían de que al salir del clóset tuvieron que abandonar su hogar porque su familia no los había aceptado”, dijo Duarte.

Esta primera ponencia resalta la necesidad de cerrar brechas de acceso a oportunidades de educación.

También propone tener políticas de inclusión y de prevención de la discriminación dentro de los lugares de trabajo, ya que muchas personas mencionaron que no sufrían necesariamente violencia física, sino psicológica dentro de estos espacios laborales.

Duarte resaltó que la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas recomendó asegurarse de que no haya discriminación en el acceso a los servicios básicos, incluso en el contexto del empleo y de la atención de la salud, y ofrecer educación y capacitación para prevenir la discriminación y estigmatización de las personas LGBTIQ+.

El caso de Walmart

“Cambiar la mentalidad no solo de nuestros asociados, sino también del contexto guatemalteco», dijo la representante de Walmart, Ana Valeria.

Agregó que es necesario dejar de creer que es posible llamar “pobrecita” a una persona con discapacidad.

Según Valeria, Walmart les ha dado valor a estas personas de aportar su talento y habilidades al desarrollo de las unidades de trabajo.

“Walmart en Guatemala cuenta con 367 asociados y asociadas con discapacidad que día a día muestran la pasión y el compromiso de seguir trabajando y aportando en cada una de nuestras metas”, dijo la representante de la multinacional.

Un carnet para identificar el género

Walmart enfrenta los retos sociales y culturales de las regiones de Guatemala, agregó Valeria, “garantizamos entornos laborales seguros y diversos. Comunicamos de forma abierta y clara nuestra postura como compañía hacia la inclusión y el apoyo a la Comunidad LGTB. Tuvimos resultados que se transformaron en un gran reto y opiniones diversas de los sectores de Guatemala”.

Walmart ha avanzado en la integración del talento diverso, según Valeria. “Quienes forman parte de la comunidad LGTB pueden ahora identificarse con un gafete de Walmart. Creemos que estos asociados tienen la libertad de ser ellos mismos y elegir al momento de utilizar esta identificación. Pueden portar el nombre que les permita ser ellos mismos y expresarse con sus características únicas dentro de cada una de nuestras tiendas”.

La compañía con sede en Arkansas, Estados Unidos, da también paquetes de beneficios en igualdad de condiciones para sus asociados, dijo Valeria.

Walmart “no limita las oportunidades de carrera, ascensos, información e igualdad de condiciones para sus asociados”.

La compañía, considerada “el empleador más privado más grande del mundo” tiene, según su representante, “la responsabilidad de impactar positivamente en las sociedades y comunidades donde operamos”.

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Follow Us @washblade

Sign Up for Blade eBlasts

Popular