Connect with us

News

Casa Tomada Mirarte es la casa de todes en La Habana

Una pareja de lesbianas abrieron el espacio hace cuatro años

Published

on

Casa Tomada Mirarte, un espacio para la comunidad LGBTIQ en Cocosolo. (Foto de Leidys H. L.)

Nota del editor: Tremenda Nota es el medio socio del Washington Blade en Cuba. Esta nota salió en su sitio web el 14 de enero.

LA HABANA — Cocosolo es un pequeño barrio en la periferia del municipio Marianao. Un barrio marginal, dicen muchos. Aunque Cocosolo no debería llamarse así, porque en ese barrio no se está solo. Y si alguien lo duda, que visite Casa Tomada Mirarte, la casa de todes.

Myrna Rosa Padrón Dickson es de esas personas que primero sonríe y después habla. Dijo que me conocía, aunque aún no sé de dónde. Ella, junto a su mujer, Siria, lideran el proyecto de Casa Tomada Mirarte desde hace cuatro años.  

Para los ojos de algunos la casa está en ruinas, se podría decir que inhabitable, pero los que saben mirar encuentran el arte en cada rincón.

“Es la casa de mi familia —allí donde Myrna cuidó a su padre hasta sus últimos días y ahora se ocupa del alzhéimer de su madre—. Por mucho tiempo estuvo cerrada y por cuestiones del clima atmosférico y económico también se ha deteriorado mucho. Nosotros hemos salido y entrado y la casa se ha quedado un poco sola. No es secreto ver cómo está constructivamente, pero tiene mucha espiritualidad”.

Pero así mismo, con paredes desconchadas y pedazos de techos que ya no están, es la casa de todes, como dice Siria a cada uno que llega: “Mi casa es tu casa”.

Entonces recordamos que ese también es el eslogan de la prestigiosa institución Casa de las Américas. Brindar la casa es lo que realmente sucede en Cocosolo, donde Myrna comparte con el público su propio espacio y lo convierte en la Casa Mirarte.

“Voy a poner el café. El que quiera que pase a servirse, porque no se lo voy a dar” —así me recibió.

A los pocos minutos de estar en la sala de Myrna, sale una persona con la cafetera en la mano, se para justo en la puerta que divide la cocina de la sala, mira a todos con cara de poder y manda que pasen a tomar café. Esa misma acción la repitió una y otra vez, y luego otra. Yo, que ya me sentía parte del lugar, fui por mi taza, pero solo en la tercera colada pude tomar.

Había allí más de una centena de personas abrazándose, riéndose, halagándose unas a las otras. ¿Se conocían? No creo que toda esa gente fueran amigos desde antes, pero lograron entenderse, dialogar, bailar, y tomar café. 

“Hemos abierto las puertas para el intercambio del arte pero también para el intercambio de saberes en los que se encuentra la cultura queer y el feminismo en diferentes variantes” —dijo Myrna, micrófono en mano, mientras formaba parte de un panel que habló sin tapujos, con deseos de contar sus historias y de escuchar la de los demás.

Para Myrna es fácil hablar frente a muchos. Ella es educadora popular, algo de lo que siente orgullo porque le permitió adquirir las herramientas para entender todo sobre política, cultura y saberes hegemónicos. Desde la religión hasta su identidad sexual, desde la manera de hablar y cómo dirigirse a los demás, hasta la propia manera de brindar amor. 

Bajo el lema: “Mi casa es tu casa”, todos los que llegan a la Casa Tomada Mirarte dejan su huella.

“Culturalmente somos un país machista y ese machismo, sexismo, homofobia, solo dividen. Para fortalecer la unidad, que no es esa unidad de la que se hablaba hace cincuenta años, sino esa otra unidad del nuevo pensamiento a la transformación social, a valorar lo diferente y lo diverso, para eso son estos espacios, y para eso estamos acá, en Casa Tomada Mirarte”.

Nosotres también existe

Habían pasado algunas horas desde que tomé la primera taza de café. Yo estaba allí desde las cinco de la tarde y no fue hasta pasadas las ocho de la noche que comenzó la actividad. Ya me había hecho a la ida de que no iba a comer nada en ese momento. Para comer habría tiempo…

Más de diez panelistas hablaban de sus proyectos, reían, se pasaban el micrófono unos a otros sin pena ni nervios, sin pudor. Hablaban y reían. Hablaban y hacían reír a los demás. A ratos mi estómago se entusiasmaba, hacía un ruido raro, como si riera también. 

Entre las voces que se disputaban el micrófono estaba Nancy Cepero, una artista visual, grabadora específicamente. Pero también una de las mejores cocinando comida vegana. 

Ya me habían hablado de ella. Había leído sobre ella, pero no la conocía. Y ahí estaba, justo en frente, sentada en el suelo, apretada entre sus colegas. No parecía importarle que la Real Academia de la Lengua Española no haya aceptado incluir todes. Porque Nancy seguía hablando con la e para sustituir la a y la o. Ella seguirá liderando Nosotres, un proyecto que funciona desde 2018.

Nancy se define a sí misma como activista. Usa el arte como pretexto evolutivo. Dice que antes veía las cosas de otra forma, incluso el propio tema de la racialidad lo entendía de un modo diferente, a la ligera. Sabe que desde pequeños usamos, tal vez de forma consciente (otras no tanto), un lenguaje racista, sexista, discriminatorio, que divide. Pero ella quiere despojarse de esos males, quiere que todes juntes luchen contra las desigualdades.

“Las discriminaciones nos tienen segmentados, pero lo importante es ver la necesidad de avanzar y crecer juntes como comunidad pero entendiendo las necesidades específicas de todes. Esa es una de las esencias de nuestro proyecto: aprender del afrofeminismo y crear espacios donde podemos ser nosotres mismes, con las libertades que uno merece”.

Para ella es fundamental que todes se sientan como una familia, que tengan la sensación de pertenecer a un hogar, aunque no tengan un espacio físico. Nosotres es un proyecto itinerante, diverso y divertido. Han empezado con un concierto, pero terminaron desayunando en la mañana.

“Porque la gente tenía muchas cosas que echar para afuera, mucho que compartir. Más allá del debate público hay una necesidad de conexión con gente común, que entiende la historia que estás contando, porque también vive como tú. En ese sentido lo logramos. Todes estamos en función de crecer juntes”.

Lideresas colombianas sanan desde el arte

El diálogo continuaba, como mismo continuaba creciendo mi hambre. Las opciones de comida estaban cada vez más lejos. La única persona que tenía fama de hacer comida para este tipo de actividades estaba sentada muy a gusto escuchando el debate, debatiendo.

Pero mi olfato no falló. Justo cuando las colombianas comenzaron a hablar sentí olor a comida. Un olor diferente al que siento en mi cocina o en la cocina de mi madre. Tal vez mi cerebro me estaba traicionando y el aroma que sentía era producto de mi imaginación, de mis deseos de comer…

Pero Jess Castaño y Vero Naki sí eran reales. Viajaron desde Colombia para participar de este encuentro, que no solo incluía un conversatorio, también prometía cerrar con un concierto.  

“Nosotres vivimos en Bogotá, una capital blanquísima, donde además existe división dentro de la propia comunidad discriminada —aclaró Jess—. Si eres negra y te relacionas con gente de tu color no puedes ser marica, porque eres mal vista. Si decides participar en actividades donde haya mayor inclusión y diversidad, entonces vas a ser la única pareja de negras”.

A raíz de esa situación surge la necesidad de crear un proyecto como Posa Suto. 

Jess hablaba rápido pero claro. Quería decir muchas cosas y el tiempo era poco. En cada intervención antes de la suya, asentía con la cabeza, se reía, como si entendiera qué pasa en Cuba. 

“Optamos por tener nuestro propio espacio: Posa Suto. Porque llegábamos a muchos sitios y no nos dejaban entrar. Nunca nos dijeron que por ser negras pero eso estaba clarísimo”.

Vero es más calmada. Empezó a hablar sin estar preparada porque, en un arrebato, Jess le puso el micrófono enfrente y la dejó sin opciones. Entonces se escuchó su voz por primera vez. 

Alberto Fellove Hernández ha encontrado en casa de Myrna un lugar ideal para sus espectáculos de transformismo. (Foto cortesía de Tremenda Nota)

“El proyecto fue posible gracias a que ganamos una beca de la Open Society Fundations, una organización gringa dirigida a jóvenes feministas de Latinoamérica. Gracias a esa ayuda logramos tener la casa. Queríamos lograr un espacio tolerante, respetuoso, donde nadie se meta con nadie, donde cada uno tenga la libertad de ser como quiera ser.

“Muchas veces nos sumergimos en la cotidianidad. Entonces el tiempo de compartir en espacios inclusivos, diversos, es poco. Sin embargo, necesitamos compartir con personas como nosotres, que tengan las mismas dudas, los mismos problemas”.

Jess sabe que el camino seguirá siendo escabroso, que pocas veces disfrutará de sus derechos fácilmente. Porque, aunque exista Posa Suto, aún hay mucha discriminación en Colombia, como también la hay en Cuba. Para ellas lo importante es sanar desde el arte. 

“Estamos convencides de que la cosa es por ahí. Nos sentimos a gusto en Casa Tomada Mirarte y estamos felices de poder reunirnos con tanta gente negra, tanta gente marica, tanta gente hermosa dispuesta a escuchar y a compartir”.  

Otra vez las Krudas Cubensi 

Si algo no me falla es el olfato. A veces quisiera tapar mi nariz, porque delata todos los olores que hay a mi alrededor, y son agradables, me traen recuerdos que solo se activan en mi mente gracias a que pasaron por el filtro de mi nariz. Y esta vez yo quería seguir oliendo, quería pensar que no me equivocaba, que podía comer… 

Justo cuando acabó el conversatorio habló de nuevo. Lo había hecho desde el principio porque era moderadora de la actividad. Su sentido del humor era más grande que su cuerpo, y su volumen corporal no es nada despreciable. Entonces retomó el mando de la situación, ahora para anunciar que había comida. Santas palabras mágicas que salieron de su boca: “Apúrense, que hay que comer”.

En la mesa se sirvió comida vegana colorida, diversa como todas las personas que estaban en la Casa Tomada Mirarte. No hubo mejor elección. Una comida sana, diferente, con combinaciones raras pero posibles, con sabores nuevos, y poco degustada en los hogares cubanos. 

Y todos comimos, y volvimos a tomar café. Y reímos. Y entramos otra vez en la zona caliente, donde antes se dialogó y ahora se escuchaba música, donde sería el concierto de las Krudas Cubensi. 

Odaymara y Olivia Prendes son las Krudas Cubensi, una de las agrupaciones más importantes de la diáspora cubana. Están radicadas en Estados Unidos. Se fueron cuando aún la ley de pies secos, pies mojados invitaba a tantos cubanos a probar suerte en el país más temible del mundo.

Salieron de Cuba en el 2006 y cada año regresan. Volver las llena de energía para seguir creando.  Recordaré a Odaymara Cuesta durante muchos días, quizás cada vez que tenga hambre mi mente traiga su recuerdo. Se parecía a mi madre, que primero anuncia que hay comida y después ella misma es quien te sirve el plato. Pero Odaymara es rapera, de las primeras mujeres que subió a escena para batirse en un ambiente feroz, donde el machismo estaba, y sigue estando, a la orden del día. 

(Foto cortesía de Tremenda Nota)

“Al final creo que estamos recogiendo el fruto de lo que Krudas fundó en el año 1999. Siempre fuimos un grupo muy futurista, muy adelantado a nuestra época. Y ahora estamos viendo que de alguna manera muchas personas están recogiendo nuestro trabajo de 20 años.

“Cuba y sus gobernantes son parte del circuito de la hegemonía blanca mestiza de toda América Latina. Y aunque hay que reconocer que se han hecho algunas cosas positivas, también hay que decir que la gente por su cuenta ha encontrado la manera de seguir adelante. Hay que emprender, porque no se puede esperar a que el gobierno dé nada”.

Según la visión de esta rapera negra y queer, Cuba sigue resistiendo. 

“Antes era casi imposible pensar que existiera un espacio como Casa Tomada Mirarte. Ni la Alianza Afrocubana, ni Afrodiverso, ni Nosotres, ni ningún otro proyecto con características similares hubiera sido posible”.

No es un secreto las adversidades que sufren las personas queer. Muchos fueron los testimonios que contaron los valientes y las valientes en la casa de Myrna, de todes. Algunos felices, otros más desgarradores, porque conocer que los agentes de Policía Nacional Revolucionaria, cuya misión es proteger a la población, son de los principales agresores, es realmente triste. 

Hay que multiplicar estos escenarios, trabajar en nuevas apuestas desde la perspectiva de género para combatir posturas sexistas equivocadas, la violencia de género. Es necesario que la sociedad cubana adopte un lenguaje inclusivo y tolerante, que se encamine hacia una libertad completa e igualitaria. Casa Tomada Mirarte es, casi seguro, un comienzo.

Continue Reading
Advertisement

District of Columbia

Another gay couple assaulted in D.C. in suspected hate crime

Two men holding hands when hit from behind by group of attackers

Published

on

Chuck Johnson (left) and J.P. Singh were assaulted in June. (Photo courtesy the couple)

A gay male couple informed the Washington Blade this week that they were assaulted by a group of young men on June 17, at least of one of whom shouted the word “faggots,” while the couple was holding hands walking home on the 1500 block of T Street, N.W. a few doors away from their house.

One of the two men suffered a broken jaw and fractured thumb when two or three of the attackers punched and kicked him in the head and face after knocking him to the ground, according to a D.C. police report that lists the incident as a suspected anti-gay hate crime.

The incident took place about six weeks before another gay male couple was attacked and punched in the head and face by a group of young males appearing in their late teens as at least one of them shouted “monkeypox faggots.” The incident occurred on Aug. 7 along the 1700 block of 7th Street, N.W. in the Shaw neighborhood as the men were walking to a nearby bus stop.

D.C. police, who have released photos of two suspects in the Aug. 7 incident and a photo of one suspect in the June 17 case, say no arrests have been made in either of the cases but both cases remain under active investigation.

The two victims in the June 17 case identified themselves as J.P. Singh, Professor of Global Commerce and Policy at George Mason University, and Charles D. “Chuck” Johnson Jr., CEO and President of the Aluminum Association industry trade organization. They initially identified themselves in a little-noticed article about the incident that they wrote and published on June 23 in the blog Medium in which they also posted a photo of themselves.   

“We, JP and Chuck, are a middle-age interracial gay couple,” the two wrote in the article. “We have been together for nearly 27 years, and live in a gay neighborhood in Washington, DC.  On Friday, June 17, while walking back from the gym at 10 p.m. and holding hands, a group of young African American men assaulted us on our street,” the two wrote.

Their article goes on to explore issues surrounding racial justice and crime, and the possible impact of the Black Lives Matter movement on police response to crime, including anti-LGBTQ hate crimes, among other related issues.

 “Assaults like ours open wounds in our society around race and LGBTQ issues,” they state in the article. “Through writing this article, we want to emphasize context and healing, and not encourage racialized ways of thinking that we associate with divisive tactics.”

Singh told the Blade the incident began on T Street, N.W., steps away from their house and in front of the house of gay D.C. Advisory Neighborhood Commissioner Kyle Mulhull. He said a group of the attackers approached him and Johnson from behind and the couple didn’t see the attackers until they were struck with punches.

“Before we knew it, I heard Chuck yell,” Singh said. “And when I turned to him, I felt a punch on my ear.”

According to Singh’s account, the attackers ran toward 15th Street and Johnson ran after them presumably to be able to inform police of their location, with the intent that the attackers could be apprehended.

But Singh said that another group of attackers emerged from an alley and appeared to have joined the first group and began assaulting Johnson again. The D.C. police report says officers responding to a 911 call from Johnson arrived on the scene when Victim 1, who was Johnson, was observed at the intersection of 15th and U Streets, N.W.

“The officers observed that Victim 1 was bleeding from his mouth as a result of the assault,” the report says. The report says the officers call the D.C. Fire and Emergency Medical Services Department for assistance.

“Victim 1 stated that he and Victim 2 were walking eastbound in the 1500 block of T St., N.W. when 4 to 8 suspects approached from behind and assaulted them with punches,” the report continues. “Victim 1 stated that at least one of the suspects yelled homophobic slurs at him as the assault was perpetrated.

Singh said he accompanied Johnson to the emergency room where he was treated and underwent surgery two days later to treat his jaw, which was broken in two places. Singh said Johnson was also treated for a fractured thumb.

Continue Reading

Local

Comings & Goings

Brian Reach joins Arlington Food Assistance Center

Published

on

Brian Reach

The Comings & Goings column is about sharing the professional successes of our community. We want to recognize those landing new jobs, new clients for their business, joining boards of organizations and other achievements. Please share your successes with us at: [email protected].

Congratulations to Brian Reach on his new position as Associate Director of Marketing and Communications of the Arlington Food Assistance Center (AFAC). Reach has more than 18 years of experience in the nonprofit sector and deep roots in Northern Virginia.  

Charles Meng, CEO of AFAC said, “I’m very pleased to have Brian Reach on our staff as we enter a new and very challenging year. A year when even more families suffering from inflation in food and fuel are coming to our doors seeking help.” 

Jolie Smith, director of development at AFAC added, “Brian will be a wonderful addition to the AFAC development team as we start our new year with a strong focus on new opportunities outside of Arlington County. Given his experience, he’ll be a significant part of our new growth and development.”  

Reach previously worked at MCI USA (formerly The Coulter Companies) in a number of positions including director of Information Systems and Credentialing. Before that he was with the Interstitial Cystitis Association as its nonprofit coordinator/accounts receivable coordinator; and the American Society for Therapeutic Radiology and Oncology, Fairfax, Va., as Education coordinator.

Reach is an activist and leader in the LGBTQ community. He currently serves as president and executive director of NOVA Pride, a 501c3 he founded in 2011, as well as on other LGBTQ boards and task forces. A Northern Virginia local, whose grandparents met at Fairfax High School, he is extremely passionate about the area and is personally dedicated to making an impact on the lives of his neighbors in need. He has worked on political campaigns in Virginia for Jennifer Wexton, Justin Fairfax, Barack Obama, Hillary Rodham Clinton, John Kerry, Chap Peterson, and Al Gore.

Reach is currently attending George Mason University and was a business major at Northern Virginia Community College.

Continue Reading

Delaware

Delaware Stonewall PAC to announce 2022 endorsements at fundraiser

State Sen. Pinkney to deliver keynote speech

Published

on

Del. Sen. Marie Pinkney will speak Saturday at the event.

Delaware Stonewall PAC, which advocates for the LGBTQ community in Delaware, will announce its endorsements for the 2022 state primaries and general elections at its 18th annual summer fundraiser in Rehoboth Beach on Saturday. Del. Sen. Marie Pinkney, the state’s first openly lesbian senator, is slated to deliver the event’s keynote speech.

Held each year, the event plays a key role in raising funds for the organization’s advocacy efforts, which mostly comes through financial investment in the campaigns of “candidates that support our issues,” according to Delaware Stonewall PAC Board Secretary Peter Schott.

Endorsements are determined by candidates’ responses to a survey distributed by the organization regarding its primary issues of interest, and are also influenced by a candidate’s political background.

This year, 37 candidates for state elections submitted responses to the survey in pursuit of the organization’s endorsement, said Dwayne Bensing, president of Delaware Stonewall PAC. Although the organization is non-partisan, Bensing noted no Republican candidates sought their endorsement.

When reviewing this year’s survey responses, certain issues facing the local LGBTQ community weighed heavily in the organization’s decision making.

Last year, HB 199, a bill that sought to formally prohibit discrimination based on sexual orientation, gender identity or disability in the state constitution, was proposed in the House, but was “never bought to a floor vote,” Bensing explained. A candidate’s views on constitutionally guaranteeing access to abortion was considered greatly, as Bensing noted the organization hopes to see progress soon on the bill.

In light of the U.S. Supreme Court’s overturning of Roe vs. Wade, other key issues to the organization this election season center around bodily autonomy — like an individual’s right to receive an abortion or gender affirming medical care, Bensing explained. LGBTQ inclusivity in statewide school curriculum also figured prominently in decision making, he added.

“We asked explicitly about whether each of those candidates would support” LGBTQ advocacy through these issues, he said.

At the event, the organization will also honor “local and national pioneers in civil and human rights,” according to a July 27 press release from the organization.

The leaders that will be recognized at the event include C. Dixon Osburn, founder of Servicemembers Legal Defense Network, which helped end the “Don’t Ask, Don’t Tell” law; Charlotte King, founder of the Southern Delaware Alliance for Racial Justice; and Murray Archibald, co-founder of CAMP Rehoboth, according to the press release.

“We are honoring these people because they are pioneers,” Schott added. “They saw the problem … organized around the problem, and found a lot of success.”

Last year, Sen. Pinkney was honored at the event as one of the state’s first three LGBTQ Caucus members, Bensing said. He added that the event will also play an important role in recruiting new members to the organization: Since the beginning of 2022, Delaware Stonewall PAC has recruited more than 120 new members, and the organization’s leadership hopes the event will help it maintain that momentum.

Tickets to the fundraiser begin at $75, and the organization also welcomes sponsorships. More information can be found at delawarestonewall.org.

Continue Reading
Advertisement
Advertisement

Follow Us @washblade

Sign Up for Blade eBlasts

Popular

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]