January 31, 2020 at 5:11 pm EST | by Esteban Guzmán
Una madre está haciendo justicia por el suicidio de su hijo trans en Chile
Marcela Guevara, visitando a su hijo en el cementerio. El adolescente se suicidó en 2019 tras ser víctima de ataques transfóbicos en su colegio. (Foto cedida al Washington Blade)

COPIAPÓ, ChileEl 23 de junio de 2019 la vida cambió rotundamente para Marcela Guevara y su familia. Su hijo de 15 años, José Matías de la Fuente Guevara, saltó desde un piso 11 cansado del acoso y bullying transfóbico en el Colegio Sagrado Corazón en Copiapó, una ciudad en el norte de Chile. 

“Liceo de mierda, me colapsó”, escribió el joven en una carta de despedida antes de saltar al vacío. Desde ese momento su madre prometió hacer justicia por su hijo con la intención de que los responsables pagarán por lo que hicieron. 

Misión que está cumpliendo.

El pasado viernes 17 de enero la Superintendencia de Educación, un organismo fiscalizador de ese país latinoamericano, sancionó al establecimiento educacional con la pena máxima, correspondiente a $3.555 dólares estadounidenses, por no velar por la integridad física, ni psicológica del estudiante.

En concreto, la institución fue multada por no cumplir con la normativa vigente que regula los derechos de niños, niñas y jóvenes trans en el ámbito escolar; una política pública vigente desde el año 2017 en Chile que obliga a los establecimientos educacionales a respetar la identidad de género de sus estudiantes.

José Matías dejó este mundo sin saber que existía esta normativa que lo protegía. (Foto cedida al Washington Blade)

“Horas antes de morir, mi hijo seguía siendo alumno de ese colegio. Y los primeros indicios que la Policía de Investigaciones (PDI), Carabineros, Fiscalía y testimonios de testigos comprobaron que José Matías, estaba sufriendo ataques transfóbicos en su colegio por parte de compañeras, profesores y administrativos”, contó de forma exclusiva al Washington Blade, Guevara, madre del joven.

“La forma en la que mi hijo muere también fue diferente. No fue el método tradicional de quitarse la vida, lo cual constituye también, a criterio del psicólogo que le hace la autopsia, que él estaba muy decidido a hacerlo porque el sufrimiento que tenía era muy grande y para él no había otra solución”, relató al Blade. 

Guevara cuenta al Blade que en septiembre, cuatro meses después del trágico episodio que conmocionó a todo el país, fue citada a una entrevista en oficinas de la Superintendencia de Educación.

“Me preguntan puntualmente de que me había informado el colegio, lo que era absolutamente nada”, ella dijo.

“En ese momento me enteró que mi hijo en el mes de marzo, dos meses antes de suicidarse, habló con las autoridades del colegio y les contó que era un chico trans y que su madre lo sabía, con la intención de pedirles que respeten su nombre y sexo social y que lo llamaran por su nombre”, recuerda Guevara en una íntima conversación con el Blade.

Guevara acusa que frente a la confesión de su hijo a los directivos, el colegio decidió “no llamarme, no preguntarme nada, no gestionar nada”.

“Yo siento personalmente por todo lo que la investigación pudo observar, que es que claro. Cuando él, estando en un colegio de solo mujeres declara que es trans, se transformó de inmediato en un problema para el colegio”, subraya. 

Según la madre, a su hijo “lo molestaron porque iba con pantalón. Lo molestaron porque iba con ropa de hombre. ¿Pero como yo como mamá, lo iba a obligar a seguir vestido de mujer si se sentía mal?. Necesitaba darle su espacio”. 

“Tenía pelo corto. Era un joven hermoso que tenía novia. ¿Qué malo tenía eso?” relata al Blade. Desde que el chico murió el colegio jamás se ha disculpado con la familia, negando incluso las denuncias de transfobia al interior de la institución. 

Lamentablemente el caso de José Matías no es un hecho aislado. A menos de un mes de entrada en vigencia de la Ley de Identidad de Género se han registrado otros suicidios de jóvenes trans en Chile. 

“Tener una Ley de Identidad de Género no nos va a garantizar que la gente no se suicide”, dice al Blade, Franco Fuica, miembro de Organizando Trans Diversidades (OTD), la principal organización trans de Chile.

Actualmente Franco Fuica se desempeña como coordinador de legislación y políticas públicas en Organización Trans Diversidades. (Foto cedida al Washington Blade)

“El Estado de Chile tiene una tremenda deuda pendiente con las personas trans. Avanzar en una ley integral es parte de nuestra ruta”, asegura Fuica al Blade. 

Para él “sanción de la Superintendencia de Educación se acerca a la justicia, pero no es suficiente”.

Guevara adelantó al Blade que este año se presentará en el Congreso de Chile la “Ley José Matías”, un proyecto de ley que redacta junto a una congresista de su distrito.

“Para el aniversario de la muerte de mi hijo publicaré un libro para ayudar a otras familias y jóvenes trans”, concluyó la madre.

Esteban Guzmán es un comunicador digital y activista LGBTQ+ chileno. Su Twitter es @eguzmanrioseco.

© Copyright Brown, Naff, Pitts Omnimedia, Inc. 2020. All rights reserved.