July 9, 2019 at 2:34 pm EDT | by Ernesto Valle
Tres policías de El Salvador detenidos por el asesinato de mujer trans deportada de EEUU
Camila Díaz Córdova (Foto cortesía de ASPIDH Arcoiris Trans)

SAN SALVADOR, El Salvador— “No estoy al cien por ciento satisfecha, ya que como sabemos aquí en El Salvador la delincuencia común no es lo más perjudicial, sino que es el crimen organizado”, comenta al Washington Blade Virginia Flores, una amiga de Camila Díaz Córdova, una mujer trans quien había sido reportada como desaparecida a finales de enero del presente año, y que luego fuese encontrada en el Hospital Nacional Rosales, ingresada con múltiples traumatismos, falleciendo el 3 de febrero en las instalaciones del Hospital antes mencionado.

Por este caso, han sido detenidos Carlos Valentín Rosales, Jaime Giovanni Mendoza y Luis Alfredo Avelar, tres policías destacados en el Sistema 911 de la Policía Nacional Civil (PNC) de San Salvador, los cuales compadecieron el pasado viernes 5 de julio en una audiencia inicial en el Juzgado Quinto de Paz, bajo los delitos de privación de libertad por agente de autoridad y homicidio agravado, bajo la agravante de crimen por odio.

“Los abogados de los policías alegaban que Camila andaba drogada, cosa no es cierta”, asegura Flores, quien conocía muy bien a Díaz desde que migro de Santa María Ostuma en el departamento de La Paz hacia San Salvador en el año 2007, fecha desde la cual Díaz vivió con la familia de Flores, formando parte de ella.

“No era una persona de problemas, era muy apartada. Ni siquiera decía groserías y si tomaba lo hacía en casa, pero de decir que iba a tomar en la calle … No lo creo”, menciona Flores.

Mediante un pronunciamiento, La Red Salvadoreña de Defensoras de Derechos Humanos y La Asociación Solidaria para Impulsar el Desarrollo Humano (ASPIDH Arcoiris Trans), exigen que se haga efectiva la reforma al Código Procesal Penal, que este crimen no quede en la impunidad y sirva como caso ejemplarizante sobre todo para agentes estatales y también que este mismo procedimiento sea llevado a cabo con cada crimen de odio cometido en contra de mujeres trans y personas de la diversidad sexual.

Díaz fue deportada en 2017 de Estados Unidos, el país al que llegó para pedir asilo por la violencia que sufren las personas LGBTI en El Salvador, al no contar con el apoyo del Estado en la defensa de sus derechos.

“El Estado salvadoreño está en deuda con todas estas familias que han perdido un ser querido que pertenecía a la población LGBTI o en específico una mujer trans”, comenta al Blade Flores. “De toda la comunidad LGBTI, las mujeres trans venimos a ser la parte más estigmatizada, las más discriminadas, porque a veces hasta la misma población LGBTI nos discrimina”, agrega.

A pesar que como se irá desarrollando el proceso genera incertidumbre, personas de la población LGBTI organizada, se muestran positivas ante este avance, “creo que esto simboliza un gran avance en el tema del acceso a la justicia, uno de los derechos más vulnerados para la población LGBTI de El Salvador, sobre todo para la población de mujeres trans que desde los años 90 vienen los asesinatos y desapariciones”, comenta Amalia Leiva, coordinadora de programas de COMCAVIS TRANS.

En el caso de Díaz se ha llegado a la audiencia inicial, continuará la fase de instrucción, con lo que Flores espera no dejen el libertad a los tres agentes detenidos, pese a que el juez declaró detención provisional mientras se llega a la siguiente etapa del proceso judicial, a la cual no se determinó una fecha; de ser declarados culpables los agentes de la PNC enfrentaran una pena de hasta 66 años de cárcel.

Ernesto Valle is a journalist and activist in San Salvador, El Salvador, who covers LGBT issues.

© Copyright Brown, Naff, Pitts Omnimedia, Inc. 2019. All rights reserved.