Connect with us

Noticias en Español

Rusia es el destino nada hospitalario de las mujeres trans cubanas

‘Se puede hablar de un éxodo’

Published

on

(Ilustración de Polari)

Tremenda Nota es el medio socio del Washington Blade. Esta nota salió en su portal el 24 de marzo.

LA HABANA — La activista trans Kiriam Gutiérrez alertó esta semana, durante una transmisión en vivo por su cuenta de Facebook, sobre la migración a Rusia de numerosas mujeres trans cubanas, expuestas permanentemente a una vulnerabilidad económica que agrava ahora la epidemia de covid-19.

“La comunidad trans en Cuba está pasando por una grandísima crisis. La comunidad trans en Cuba está emigrando en masa, se están yendo muchas mujeres trans para Rusia, a exponerse a cruzar fronteras, porque el 90 por ciento son prostitutas y llevan un año de pandemia que no tienen trabajo”, alertó Gutiérrez.

Rusia, según pudo confirmar Tremenda Nota en conversación con la activista y actriz, es el destino principal de las migrantes trans. Para viajar a Moscú no es necesario solicitar visa. Sin embargo, en los territorios de la antigua Unión Soviética no hay un clima favorable a la comunidad LGBTI+.  

La Federación Rusa está considerada por expertos como uno los países más transfóbicos y homofóbicos de Europa. No existen estadísticas oficiales de crímenes de odio contra la comunidad LGTBI+. Según una encuesta  publicada en 2019, solo el 47 por ciento de los rusos cree que gays, lesbianas, bisexuales y trans deben tener los mismos derechos que el resto de la ciudadanía.

Desde 2013 está en vigor en Rusia una ley que impide difundir información acerca de la “homosexualidad”, un término que engloba todas las identidades sexuales en el discurso oficial. Esa normativa fue aprobada por el parlamento bajo el nombre de “Ley para la protección de niños y niñas frente a la información que promueva la falta de valores familiares tradicionales”.

La ley provocó una autocensura generalizada en los medios de información rusos. A partir de entonces, el desequilibrio respecto a temas LGBTI+ fue mayor. La televisión federal comenzó a emitir solo comentarios negativos.

La falta de protección legal es uno de los mayores problemas para los activistas y personas LGBTI+ en Rusia, donde la “homosexualidad” fue considerada delito hasta 1993 y trastorno de salud mental hasta 1999.

Resulta muy difícil juzgar los crímenes y agresiones como delitos de odio. Esa noción jurídica, adoptada cada vez por más países, no está contemplada en el código penal ruso. Por tanto, la mayoría de las agresiones contra gays, lesbianas, bisexuales y trans quedan escondidas bajo otras razones que no revelan relación con la orientación sexual o la identidad de género.

En los últimos años, las personas trans se han visto obligadas a navegar por un laberinto de políticas impredecibles. El Ministerio de Salud, por ejemplo, estableció un procedimiento para corregir documentos legales, pero no ha habido coherencia en cuanto al plazo legal que tienen las oficinas gubernamentales para responder las solicitudes.

Este contexto social y legal propicia el empobrecimiento de la comunidad trans. Los gastos que conlleva una cirugía genital son impagables. En muchas ocasiones, las personas trans tienen que viajar hasta Moscú, San Petersburgo u otras grandes ciudades en las que funcionan los juzgados que permiten la actualización de los documentos legales.

(Ilustración de Polari)

Mujeres trans cubanas entre la discriminación, la deportación y la muerte

“Se puede hablar de un éxodo de mujeres trans a Rusia”, enfatizó Kiriam Gutiérrez a Tremenda Nota. La activista conoce a varias decenas de personas que están en ese país, impedidas de regresar por la epidemia, o que han pasado por Moscú en algún momento reciente.  

Según estadísticas de la Guardia Fronteriza rusa citadas por el periódico español El País, cada año cerca de 25.000 cubanos llegan como turistas. El acuerdo entre Moscú y La Habana permite que los cubanos entren sin visado y puedan permanecer hasta 90 días como turistas.

Sin embargo, algunos llegan para quedarse. Otros, a menudo estafados, pagan miles de dólares por los pasajes y supuestos documentos que les permitirán seguir hasta España o Italia. Algunos van pocos días para comprar mercancía y revenderla en La Habana.

Las personas trans pueden estar en cualquier categoría. La activista Kiriam Gutiérrez, que también viajó a Rusia en 2019, dijo a Tremenda Nota que abundan las historias de mujeres que han chocado de golpe con la realidad rusa. Hay quienes han sufrido en carne propia lo que significa ser LGBTI+ en ese país y no faltan quienes no pudieron sobrevivir a la experiencia.

En abril de 2020, El País publicaba la odisea de algunos cubanos varados en Moscú. Entre ellos estaba Yenifer León, una mujer trans que quedó atrapada en la capital rusa por culpa de la epidemia de covid-19. Un mes después, la cubana fue noticia nuevamente. Había muerto a la edad de 33 años, prácticamente sola, a más de diez mil kilómetros de su familia.

Según contó una amiga de Yenifer a la periodista Darcy Borrero, de Tremenda Nota, la mujer acudió a un médico ruso que no quiso darle atención por tener VIH.

Yenifer murió en mayo de 2020. Neumonía tuberculosa fue el diagnóstico que dieron en una clínica donde suelen atender a personas sin hogar. La unidad en la que estaba Yenifer se especializa en personas seropositivas. Aunque murió lejos de Cuba, su historia se ajusta a las estadísticas de la población trans latinoamericana, que tiene un promedio de vida de solo 35 años. A casi un año de su muerte, el cuerpo de Yenifer León no ha sido repatriado.

(Ilustración por Polari)

Esta es una entre tantas historias, la mayoría sin contar, sobre la comunidad LGBTI+ cubana impulsada a migrar, incluso en esta escapatoria desesperada que las conduce a la Rusia de Vladímir Putin.

El presidente ruso ha asegurado en varias ocasiones que mientras permanezca en el poder, la Federación Rusa nunca legalizará los matrimonios entre personas del mismo género. Sus declaraciones más recientes sobre el tema apenas datan de febrero de 2020.

Desde su toma de posesión hace 20 años, Putin ha apoyado la moral tradicional que promueve la Iglesia Ortodoxa Rusa y siempre se ha manifestado categóricamente en contra de la uniones legales de personas LGBTI+ argumentando que “no produce hijos”.

Aunque la situación es problemática en todo el país, hay regiones donde los derechos LGBTI+ están más amenazados. Es el caso de Chechenia, uno de los territorios más herméticos de Rusia. La comunidad LGBTI+ desde hace años ha sido víctimas de una persecución a la que intentan dar voz, a duras penas, varias organizaciones defensoras de derechos humanos.

Una investigación del diario ruso Novaya Gazeta denunció en 2017 una purga contra homosexuales. Se saldó con tres asesinatos. Se reportó incluso de la existencia de campos de concentración.

Las autoridades rusas y chechenas desmintieron estas sospechas. No obstante, el líder político de esa región, Ramzán Kadírov, ha tratado a gays, lesbianas, bisexuales y trans como “demonios, no personas”.

A pesar de esta situación, la migración trans cubana hacia Rusia continúa en ascenso. Las cifras exactas se desconocen, pero las alarmas saltan a menudo.

La activista Kiriam Gutiérrez se expresó con palabras contundentes sobre la situación de las personas trans migrantes, después de comentar un acto transfóbico reportado en el centro de Cuba: “(La comunidad trans) Se está muriendo de hambre en Cuba. Se han muerto en Rusia por la falta de atención médica. A quien no le guste, que lo arregle”.

Continue Reading
Advertisement
FUND LGBTQ JOURNALISM
SIGN UP FOR E-BLAST

Noticias en Español

Gobierno salvadoreño reestructura programa educativo por hablar de orientación sexual

‘Aprendamos en Casa’ de Canal 10 incumplió los ‘estándares educativos’

Published

on

(Captura de pantalla cortesía de Ernesto Valle)

SAN SALVADOR, El Salvador — Canal 10 de El Salvador anunció el cese del acuerdo con el Instituto Nacional de Formación Docente, esto debido a que, según la televisora estatal, el INFOD incumplió los “estándares educativos” de la franja “Aprendamos en Casa”, al incluir contenido sexual no autorizado en la programación. 

“El INFOD incumplió el acuerdo y estableció una agenda de contenido que afecta el aprendizaje integral de la niñez salvadoreña, situación totalmente contraria a los objetivos educativos y de formación que realiza el gobierno de El Salvador a través del canal del Estado”, expresó por medio de un comunicado Canal 10. 

A pesar de que el contenido del programa es coordinado a través del despacho de la primera dama, en conjunto con el Ministerio de Educación y el Ministerio de Cultura, el INFOD fue la única institución responsabilizada por el contenido transmitido en el capitulo que hablaron sobre la orientación sexual. 

Esto deja entre dicho el contenido de la Ley Crecer Juntos, impulsada por la primera dama y que fue aprobada en junio de este año; la cual menciona en su artículo 33 que “todas las niñas, niños y adolescentes sin excepción, de acuerdo con su desarrollo y el ejercicio progresivo de sus facultades tienen derecho a recibir educación integral de la sexualidad y atención de la salud sexual y reproductiva …”

Aparte de el artículo 54 literal j, en el cual hace responsabilidad del Estado en materia de educación, que este debe incluir en el currículo contenidos relacionados a la educación integral de la sexualidad, la equidad y violencia de género.

Por su parte el MINED en un comunicado de prensa informó había decido realizar una reestructuración profunda en el INFOD, esto con el fin de “promover cambios que permitan una educación apegada a nuestra realidad y con la visión de este gobierno”, según el MINED esto es con el fin de incorporar elementos e insumos necesarios para fortalecer el cuerpo docente que trabaja con la niñez y adolescentes del país. Dentro de esta reestructuración, estuvo el remover de su cargo al rector del INFOD Carlos Rodríguez Rivas.

Antes que el Canal 10 y MINED sacaran un comunicado sus comunicados, organizaciones como La Alianza de Padres de Familia se manifestó en redes sociales, al mismo tiempo compartían un fragmento de la clase transmitida en donde se abordaban los temas de orientación sexual. 

“Buscan confundir a nuestros hijos respecto a su identidad y a los valores que como padres decidimos inculcarles para su bienestar”, expresó la organización en su cuenta de Twitter.

Muchas de estas organizaciones que se levantaron en protesta en redes sociales, escudan sus argumentos con que su objetivo es combatir la supuesta “ideología de género” que quieren inculcar a sus hijos e hijas en este tipo de programación.  

Algunos activistas de derechos humanos se han pronunciado ante lo ocurrido, creando una pequeña campaña en Twitter con la frase “A mis hijos los educó yo”, exponiendo de manera satírica las realidades que se dan en los entornos conservadores salvadoreños. 

““A mis hijos los educo yo”, exclamó la que no habla de sexualidad con sus hijos, la que cree que sus hijos no sienten atracción sexual, la que cree que sus hijos no tienen sexo coital, la que cree que llevándolos a la iglesia no van a sentir atracción …”, compartió vía Twitter Karla Guevara, la directora de Colectivo Alejandría.

En comentarios para el Washington Blade, Guevara expresa que para cualquiera que ha recibido capacitaciones de sensibilización sobre temas de diversidad sexual y el vocabulario adecuado, pudo darse cuenta que lo único que se estaba enseñando era la terminología adecuada para referirse a las diferentes orientaciones sexuales. 

“Es condenable que se retire la educación sexual para los niños, niñas y adolescentes de la currícula de educación; porque no se estaba hablando del sexo coital, sino de las diferentes orientaciones que existen”, agrega Guevara. 

También aseguró al Blade, que con estás acciones se está invisibilizando a la población LGBTQ “para el gobierno de El Salvador no existimos … Cuando tu no hablas del tema LGBTIQ+, es porque tu no quieres que estas personas existan”. 

En un artículo de opinión el abogado Herman Duarte, expresa que “MINED podrá (y tiene) el poder para hacer lo que hizo. Puede darse golpes en el pecho, rasgarse las vestiduras, señalar que la homosexualidad es una perversión y agregar todas las tildes que quiera sobre el tema … pero eso no va borrar la realidad, las personas homosexuales seguiremos naciendo y estaremos presente en todo momento de la realidad salvadoreña …”

Amalia Leiva, activista y defensora de derechos humanos, quien condena y desaprueba las posturas del gobierno actual, aclara que principalmente condena el comunicado compartido por el MINED, “de manera muy arbitraria y sin seguir procedimientos de ley, nombraron a un nuevo titular para el INFOD”, expresó Leiva al Blade. 

“Es evidente que, al estado salvadoreño no le interesa la educación sexual, no le importa hablar de derechos humanos, no le importa de diversidad, ni la salud sexual y reproductiva, porque responden a una agenda anti-derechos y conservadora”, agrega Leiva

Para Bessy Ríos, abogada y directora de la Fundación de Familiares y Amigos por la Diversidad Sexual, De la Mano Contigo no se puede conseguir cambios en sociedades donde se repite el oscurantismo, “nos encontramos en este gracias a las organizaciones religiosas, que buscan mantener en tabú y encerrados estos temas, no educan a sus hijos en sus iglesias, ni es sus hogares y se terminan educando en redes sociales”, asegura al Blade. 

Agrega también que la niñez y adolescencia, sigue educando al ver series en plataformas como Netflix e incluso en pornografía, ya que son los “espacios” en donde pueden acceder a la información o también mal informase con otras amistades. Ríos argumenta también que a lo mejor este Gobierno se animó a sacar el tema en televisión abierta, aprovechando la “popularidad del presidente”, más no contaban con la reacción de organizaciones “pro vida” y “anti derechos”.

Para UNESCO, el que exista educación sexual integral es fundamental para prevenir la homofobia y transfóbia en centros educativos, desde un enfoque de derechos humanos.

“Una de las razones de la educación en salud sexual, es el respeto a las diferencias, pero no se está haciendo”, asegura Guevara además que el que no se promulgue el respeto en la educación de las niñez y adolescencia salvadoreño es debido a los movimientos anti derechos que existen, los cuales alegan trabajar contra la “ideología de género”.

“La ideología de género no existe, porque aparte que una ideología se impone y las personas LGBTIQ+ no estamos imponiendo nada… ni siquiera tenemos leyes que nos respalden”, aclara Guevara. 

“Hay que recordar al estado salvadoreño que por resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en el caso Manuela vs El Salvador celebrado el 10 y 11 de marzo del 2021, se le dice al Estado salvadoreño que es culpable de haber asesinado a Manuela y que de haberla condenado injustamente por una complicación obstétrica; por ello les ordena que tienen que hablar sobre salud sexual y reproductiva, para evitar violencia también en niños, niña y adolescentes”, finaliza Leiva, aclarando que el Estado salvadoreño ha ignorado esta orden. 

Al no hablar sobre sexualidad a temprana edad seguirá existiendo la discriminación, violencia, violaciones contra los niños, niñas y adolescentes, mismos que tendrán en internet los únicos recursos que le ayuden a comprender el tema. “Como organizaciones de sociedad civil, nos queda seguir educando por nuestra parte a la población”, finaliza Guevara.

Continue Reading

Noticias en Español

Todas las vidas de Ilse, una mujer trans de 57 años en Guatemala

Ilse Jeaneth Contreras vive en la capital guatemalteca

Published

on

Ilse Jeaneth Contreras (Foto cortesía de Quorum)

Quorum es el socio mediático del Washington Blade en Guatemala. Esta nota salió en su sitio web el 23 de septiembre.

La puerta de su casa se mantiene siempre abierta. Un letrero en la pared amarillenta indica que ahí se hacen ruedos, se colocan zippers y se hacen zurcidos a las prendas de vestir. Ilse Jeaneth vive en el El Amparo II, un barrio popular ubicado en la zona 7 de la Ciudad de Guatemala.

Esta tarde de septiembre el cielo está despejado y los gatos del vecindario entran y salen de la casa de la costurera con completa confianza, como lo hacen también sus vecinos.

Durante los últimos 40 años el barrio ha sido testigo de cómo Jeaneth se ha ido transformando poco a poco y encontrándose con su propia identidad. Es de carácter fuerte: lo que piensa, lo dice. Es, incluso, un poco dura para tratar a quienes no conoce, pero es esa transparencia la que al final se gana la confianza de quienes están a su alrededor.

Las y los jóvenes la buscan en su hogar, donde tiene un taller de costura. Le piden que les enseñe a coser y Jeaneth nunca dice que no. En estos encuentros aprovecha para hablarles:

“Les digo ‘¿ustedes ya estudiaron la identidad de género?’, y me dicen que no. Entonces les pregunto, ‘¿Saben lo que es una mujer trans?’. Y responden: ‘Sí, es alguien como usted’”.

Ella no hubiera imaginado tener ese diálogo en su propia adolescencia, cuando tuvo que salir de su casa a los 15 años por la discriminación de sus hermanos. 

Sobrevivir a su propia familia

Hoy Jeaneth tiene 57 años. Lleva el pelo teñido de negro y los labios pintados de rosa. Las arrugas en su rostro cuentan de una vida de resistencia.

Nació en el barrio El Gallito, en la zona 3 y desde que empezó a ir a la escuela ya se diferenciaba de los niños. Es una etapa que prefiere no recordar porque la traslada a los malos tratos que recibía cuando sus hermanos se dieron cuenta que le gustaba jugar con muñecas y que prefería la compañía de las demás niñas. 

Pero su mamá es su referente de mujer. De ella solo recibió amor y sabe que lloraba a solas al ver que sus otros hijos no aceptaban a Jeaneth como era. “Fue una mujer luchona que nunca se dio por vencida”, dice. 

Después del terremoto de 1976, con su familia tuvo que mudarse a la colonia “4 de Febrero”, en la zona 7, y desde esa fecha recuerda que empezó a construir su identidad de género.

“No se tenía entendido cómo era una mujer trans o una persona de la diversidad sexual porque no había mucha información. En ese entonces yo sabía que era un homosexual pero a los 15 años me empecé a hormonizar con pastillas anticonceptivas porque quería ser una mujer”.

Resistir en la calle en tiempos de guerra

A los 22 años empezó como trabajadora sexual en las calles de la zona 1, en pleno centro de la Ciudad de Guatemala. Entre sus tesoros aún guarda varias fotografías que le recuerdan a sus compañeras de esa época.

En una de las fotos aparece con cuatro mujeres jóvenes afuera de un lugar llamado Salón Ramiro, que se ubicaba en la 5 avenida y 14 calle. Están abrazadas, casi todas sonrientes, con el pelo estilizado con una permanente característica de la década de los 90.

Jeaneth es la única que aún está con vida. Las demás murieron. Algunas, a causa de la falta de acceso a un tratamiento contra el VIH. Otras, como su gran amiga Conchita Alonso, a manos de la violencia. 

Alonso es la única que se mantiene seria desde la esquina izquierda de la foto. Ella fue asesinada en 1997 en la zona 1 de la capital. La demanda de justicia por el transfemicidio de esa joven de 23 años fue el inicio en Guatemala de la Marcha del Orgullo, que aún se celebra cada año.

“Con ellas trabajamos en una discoteca imitando a artistas”, cuenta Jeaneth. Para entonces, los artistas de moda que imitaban eran Gloria Trevi, Yuri, Ana Gabriel y María Conchita Alonso. 

Sus shows eran en la famosa discoteca Cashé, que se ubicaba cerca del Cementerio General. Ese taller mecánico, que durante las noches se convertía en una pista de baile, era de los pocos lugares seguros para la comunidad LGBTIQ+ que existían en aquella época. 

Los recuerdos alegres chocan con los momentos en los que Jeaneth acudió a las drogas y al alcohol para asimilar una realidad en la que ella y sus amigas vivían. A menudo eran agredidas, violentadas y desaparecidas por las fuerzas de seguridad de las dictaduras militares.

Una ‘madre’ para la comunidad

Después de pasar por siete casas de rehabilitación, Jeaneth ahora celebra más de dos décadas sobria. Es coordinadora del colectivo Mujeres Trans Trabajadoras Sexuales de El Trébol, que nació en el 2010. “Madre” le dicen allá. Trabaja con temas de salud sexual, derechos humanos y prevención de las drogas y el alcohol. 

Con los años, Jeaneth ha sido reconocida como una figura protectora de muchas mujeres jóvenes que han acudido a ella, y mientras habla, su celular no deja de sonar. La llaman compañeras y otros colectivos para pedirle acompañamiento y ayuda. 

También se dedica a apoyar a otras mujeres trans adultas mayores para que puedan tener una vejez digna, un tema del que se habla poco en Guatemala. Jeaneth Menciona como ejemplo a Juanita, de 80 años, que murió hace poco más de un mes. 

“La salud para las personas grandes es peor. No hay una ayuda social del gobierno para mujeres trans, por fuerza tenemos que tener una familia construida por nosotras mismas para que nos den el bono del Adulto Mayor”.

Jeaneth formó una familia con sus sobrinas y el hijo de una de ellas, pero esto no es suficiente para que el gobierno la tome en cuenta en el aporte mensual que los adultos mayores reciben y que les sirve para su subsistencia y compra de medicinas.

Aún queda mucho por luchar, pero ve entre lágrimas y alegría cómo la Marcha del Orgullo hoy convoca a miles de jóvenes que caminan por las calles de la ciudad. Hace 20 años, cuando Jeaneth participaba en las primeras marchas iba en vestidos de su propia confección, las condiciones eran muy diferentes.

“Los chicos gay se liberan, las mujeres lésbicas se liberan y pueden disfrutar esto. Antes nosotras no podíamos hacerlo porque el ejército no podía vernos, nos subían a una carroza y no nos dejaban de golpear hasta que dijéramos que éramos hombres”.

Mucho ha cambiado hoy, pero las mujeres trans siguen siendo las más vulnerabilizadas de la diversidad sexual, por eso Jeaneth no se rinde. 

“A veces me pongo a llorar en el desfile y otras veces me pongo feliz por todo lo que se ha logrado en las calles, ser libres aunque sea ese día”.

Continue Reading

Noticias en Español

Presidente Petro confía en la vicepresidenta Francia Márquez el desarrollo de la política pública LGBTQ en Colombia

El nuevo gobierno tomó posesión el pasado mes

Published

on

Vicepresidenta Francia Márquez (Foto cortesía de su cuenta de Twitter)

OrgulloLGBT.co es el socio mediático del Washington Blade en Colombia. Esta nota salió en su sitio web.

Mediante Decreto 1874 de 2022 el presidente de la república de Colombia Gustavo Petro asigna una serie de responsabilidades en temas sociales a la vicepresidenta Francia Márquez Mina, entre ella en el Numeral 12 le entrega el desarrollo de la política pública LGBTIQ+ en Colombia.

Cabe anotar que en 2018 durante el gobierno del presidente Juan Manuel Santos fue expedido el Decreto 762 de 2018 cuyo incumplimiento ha motivado diversas acciones de tutela por parte de activistas de los sectores poblaciones LGBT (Ver más). 

Desde nuestra plataforma OrgulloLGBT.co saludamos esta designación y nos manifestamos a la expectativa y a total disposición en lo que se requiera para que finalmente Colombia cuente con unas acciones reales, de hondo calado y de beneficio para nuestra población diversa. 

Continue Reading
Advertisement

Sign Up for Weekly E-Blast

Advertisement

Follow Us @washblade

Advertisement

Popular