March 7, 2019 at 11:12 am EST | by Yariel Valdés González
Al borde del abismo organizaciones que combaten el VIH en México

El presidente Andrés Manuel López Obrador comunicó en conferencia de prensa el 14 de febrero que su gobierno eliminará el apoyo económico a todas las organizaciones de la sociedad civil, incluidas las que apoyan la lucha contra el VIH, y entregará los fondos directamente a los afectados.

La medida forma parte de la política presidencial de transparencia y que busca cerrar los desvíos de recursos y corrupción en la que se han visto envueltas algunas de estas organizaciones. “No se van a transferir recursos en beneficio de la gente a través de intermediarios, todo va a ser directo, de la Tesorería de la federación al beneficiario … Con esto vamos a generar ahorros del 30 por ciento porque se demuestra que no llegaban los apoyos completos; tenemos pruebas”, declaró López Obrador.

Ante esa orden ejecutiva, más de 200 organizaciones civiles que combaten el Virus de Inmunodeficiencia Humano (VIH) firmaron un manifiesto, en el solicitan al mandatario mantener la convocatoria para el subsidio de organizaciones civiles emitida anualmente por el Centro Nacional para el Control y Prevención del VIH y el Sida (Censida).

En el documento exigen además que “se distinga plenamente a las organizaciones que se han faltado y aprovechado de las poblaciones motivo de su existencia, de aquellas, — la mayoría — que sí aportamos y colaboramos por un mejor México”, señalan.

“Somos las primeras — continúa el comunicado — en desear que los recursos federales se aprovechen para salvar vidas y construir entornos favorables y favorecedores que, en el mediano plazo, erradiquen el SIDA y controlen la propagación del VIH, así como se termine de manera definitiva con la corrupción y el clientelismo político en México”.

El anuncio de López Obrador inquieta a expertos y activistas, quienes han anunciado su desacuerdo con esta orden ejecutiva. “La cancelación de la convocatoria de Censida traerá que la respuesta al VIH/SIDA se vea mermada y se ponga en riesgo cumplir con los objetivos de la agenda 2030. La epidemia de alguna manera está atendida y contenida por el trabajo que realizan las OSC con el poco dinero que se ofertaba en la convocatoria”, subrayó al portal Homosexual Luis Guzmán, presidente del Consejo Consultivo de Codice A.C.

Jorge Alberto Duran López, activista independiente de la comunidad LGBTI en Mexicali, refirió al Washington Blade que resulta alarmante la actual situación para las personas que viven con esta enfermedad y que dependen de estos subsidios para realizar sus exámenes y recibir sus medicamentos.

A Duran López le preocupan los altos precios de estos fármacos, cuyo costo puede ascender hasta unos 180 mil pesos mexicanos (más de $9,700 USD) para quienes no pueden acceder por parte del sector salud. Además, en opinión del activista mexicalense, la actual disposición podría desembocar en un mayor desabastecimiento de las medicinas, como ya sucede en varias regiones de la nación azteca.

Ricardo Baruch, consultor en temas de salud y activista LGBTI, en un artículo publicado en la web Letras Libres destacó que en más de 10 años de labor en estas organizaciones no ha habido ningún problema de desvío, gracias al monitoreo que se hace desde el gobierno federal. Asimismo, recordó que, en el marco de la Conferencia Internacional de VIH en el 2018, el programa de VIH de las Naciones Unidas (ONUSIDA) reconoció el modelo de “contratación social” de Censida como un ejemplo de buena práctica internacional para el control de la epidemia.

En declaraciones al Blade, Baruch puso como ejemplo la situación de MEXFAM, una organización que trabaja a nivel nacional en proyectos de salud sexual y reproductiva y que en años pasados ha tenido un fuerte trabajo con mujeres trans en el Istmo de Tehuantepec.

“Si se corta el financiamiento de Censida, MEXFAM seguirá ofreciendo servicios clínicos en sus instalaciones, pero no podría hacer trabajo comunitario para alcanzar a las poblaciones en sus lugares de trabajo o esparcimiento, además de que su alcance geográfico se vería reducido a sólo una ciudad donde tiene su clínica, en Ixtaltepec”.

Baruch dijo que, si bien el Gobierno Federal no es la única vía de financiamiento para muchas organizaciones, sí ha permitido que muchas de ellas fortalezcan sus servicios y sus proyectos sean sostenibles a través de los años. “Es importante considerar que, si bien algunas organizaciones cobran por algunos servicios, esto es con el fin de mantenerse funcionando y no por generar ganancias, pero en muchas ocasiones, no es suficiente para sobrevivir”. 

Datos ilustrativos

Censida ha reconocido que gracias al trabajo de las OSC se han evitado más de 65 mil muertes relacionadas al VIH/Sida en México, donde hasta diciembre de 2017, se estimaba que 230 mil personas vivían con el virus, de las cuales 147 mil tenían acceso a un tratamiento retroviral. Según cifras oficiales, cada día 30 personas contraen esta enfermedad en México, lo que equivale a 11 mil nuevos casos cada año.

Entre 2012 y 2018 se redujo en un 18 por ciento los casos diagnosticados de manera tardía, gracias a que la convocatoria puso gran parte de sus recursos en insumos de prevención y diagnósticos de VIH e ITS, y apoyó al modelo de Centros Comunitarios de Detección.

Datos del pasado año del Censida dejan de manifiesto que, del presupuesto destinado a través de la convocatoria, un total de 105,630,498 pesos mexicanos (más de 5 millones de USD), se beneficiaron a 122 proyectos, cada uno con un estímulo de 865,823 pesos mexicanos.  


Comments are closed
© Copyright Brown, Naff, Pitts Omnimedia, Inc. 2019. All rights reserved.