December 22, 2020 at 11:07 pm EST | by Ernesto Valle
Velando por la no discriminación de la adultez mayor LGBTQ en Centroamérica
Kassandra Bogantes es una mujer trans adulta mayor de Costa Rica que participa en el nuevo proyecto del Centro de Investigación y Promoción para América Central de Derechos Humanos

SAN JOSÉ, Costa Rica Partiendo de una serie de inquietudes desde su dirección ejecutiva acerca del abordaje del tema del envejecimiento y la vejez en poblaciones LGBTQ y sus retos, nace el proyecto de un grupo costarricense basado en los derechos humanos para tal población en Centroamérica.

El proyecto —”Desarrollo de un enfoque basado en los derechos humanos para la población LGBT discriminación en Centroamérica”— se logra concretar información para dar sustento a un proyecto específico para trabajar en el tema. Lo anterior, fue posible gracias a una investigación realizada en el año 2014 en El Salvador, Panamá y Costa Rica”, agrega al Washington Blade Daria Suárez, directora ejecutiva del Centro de Investigación y Promoción para América Central de Derechos Humanos (CIPAC) de Costa Rica.

Entre los hallazgos de dicha investigación, está que hay una desprotección legal, dada por una predominante legislación asistencialista sobre personas mayores y que es excluyente de las realidades de vida de poblaciones LGBTQ; también existe una desinformación y estereotipos entre cuidadores de población adulta mayor en centros de cuido, también otro hallazgo fue redes de apoyo débiles y problemáticas asociadas al cuido en la vejez.

En la investigación se consultó a estas poblaciones sus inquietudes o preocupaciones y una de las más citadas frecuentemente era respecto al sistema de salud, en tanto manifestaron haber sufrido discriminación y sentir temor ante el desconocimiento del personal médico de sus especificidades como parte de la población LGBTQ.

“Las investigaciones realizadas han mostrado algunas tareas pendientes, entre ellas tenemos la capacitación a personal de salud, capacitación a personas cuidadoras de adultos/as mayores, capacitación a las personas adultas mayores sobre sexualidades e identidades, además de la inclusión e implementación del tema del envejecimiento y la vejez en las ONGs, colectivos y activismos”, expresó al Blade Daniela Bolaños, coordinadora del área de incidencia política del CIPAC.

En la última investigación del CIPAC sobre actitudes y percepciones sobre personas LGBTQ, se determinó que en El Salvador, Costa Rica y Panamá hay un nivel moderado de rechazo a los actos/situaciones discriminatorias hacia poblaciones mayores LGBTQ. No obstante, hay un evidente un retroceso en esta dimensión en los últimos cinco años, pues en 2013 se rechazaba —en promedio— un 84 por ciento de las situaciones evaluadas, mientras que para esta segunda investigación pasó a ser un 73 por ciento.

El actual proyecto que lleva a cabo el CIPAC tiene como objetivo principal que las personas adultas mayores en Centroamérica, con énfasis en población LGBTQ, viven con dignidad y libres de discriminación.

En el contexto de la realidad que se vive a nivel mundial a causa de la pandemia por coronavirus, provocó que el CIPAC modificara las acciones a realizar, como las capacitaciones, las cuales se están llevando a cabo de manera virtual, al igual que foros y conversatorios bajo el tema “Costo vital de la discriminación”; lo que también llevó a realizar apoyos audio visuales con entrevistas también titulado “El costo vital de la discriminación”, en el cual conocemos realidades de personas LGBTQ adultas mayores.

Kassandra Bogantes, una mujer trans adulta mayor de Costa Rica, comentó en un audiovisual que sufrió de discriminación desde que tiene uso de razón, tanto por su familia, compañeros de escuela y maestros; “toda clase de seudónimos peyorativos nos ponían, eso obviamente a mi me afectó bastante”, comenta.

“Cambié mi expresión de género, me costó mucho devolverme a lo que no quería, pero tenía que hacerlo, por mí”, cuenta Bogantes explicando su expresión de género masculina, quien ahora trabaja como cuidadora de personas adultas mayores.

Por su parte, las organizaciones LGBTQ han dado una respuesta positiva, por lo que han logrado una alianza con 15 organizaciones, 14 centroamericanas y una de Estados Unidos, llamada Alianza Americana por las Personas Adultas Mayores LGBT. Entre las organizaciones que la conforman están de Panamá Movimiento Panamá Inclusivo; de Honduras Asociación Arcoíris; de El Salvador están Fundación de Ayuda contra la Drogadicción, Aspidh Arcoíris Trans, Colectiva Feminista para el Desarrollo Local; por Guatemala Asociación Lambda y la La Red Nacional de Diversidad Sexual y VIH de Guatemala (REDNADS); de Nicaragua Red Temática de la Diversidad Sexual LGBTIQ, Red Gay Nicaragua; de Costa Rica Asociación Ciudadana ACCEDER, TicOsos, ICW Costa Rica, AGEPO y el CIPAC.

“A pesar de que nuestra región y nuestras poblaciones afrontan un sin número de otras circunstancias difíciles, las organizaciones están conscientes de que esta es una deuda que es urgente atender”, menciona Suárez.  

“Evidentemente, siempre se enfrentan algunas barreras, pero al menos sabemos que hay un interés en empezar a desarrollar acciones en el tema. Nuestras sociedades están envejeciendo rápidamente y la invisibilización, exclusión y aislamiento que han vivido las PAM (personas adultas mayores) LGBT no puede esperar más para ser atendidos”, agrega Bolaños.

Daria comenta que la inclusión del tema en las ONGs LGBTQ, es un primer paso importante para asegurar que al terminar un proyecto financiado no termine el trabajo sobre esta temática, la cual es compleja y, para algunos, poco atractiva pero que consideran una potencial “bomba de tiempo” si no se atiende.

La visibilización del tema para incluirlo en las agendas, tanto de ONGs como de organismos nacionales y regionales, es una de las principales metas que el CIPAC espera cumplir con este proyecto; “este es un tema que ha permanecido en las sombras, la endodiscrimicación, los estereotipos de población LGBT siempre joven, siempre alegre, contrastan con las creencias de cómo es la población adulta mayor; dando como resultado, su exclusión de los mismos espacios LGBT” agrega Bolaños.

“Las instituciones públicas, las familias, los centros privados de atención y cuido, el sistema de salud, las legislaciones de cada uno de nuestros países no están en capacidad de responder a las necesidades de esta población, se quedaron en la negación y no podrán manejar las demandas de una población LGBT que no se meterá nuevamente al closet, que no negará su sexualidad o su identidad de género, que no se callará ni estará dispuesta a recibir migajas de nuestras sociedades”, concluye Suárez con el Blade.

Además, el CIPAC recalca que las personas mayores LGBTQ ya eran invisibilizadas y no se comprende que dicha discriminación es sistemática y tiene efectos a lo largo de la vida, todo esto incide a que tengan una trayectoria de inestabilidad laboral (producto de la discriminación en el trabajo), en un desigual acceso a servicios de salud y seguro, pocas redes de apoyo y aislamiento; ahora con la nueva realidad que se vive a raíz de la pandemia del coronavirus, esas realidades se van a radicalizar.

Ernesto Valle is a journalist and activist in San Salvador, El Salvador, who covers LGBT issues.

© Copyright Brown, Naff, Pitts Omnimedia, Inc. 2021. All rights reserved.