Connect with us

En Espanol

Las personas no binarias existimos y resistimos

Diego De León vive en Honduras

Published

on

(Cortesía de Reportar sin Miedo)

Reportar sin Miedo es el socio mediático del Washington Blade en Honduras. Esta opinión escrita por Diego De León salió en su sitio web el 14 de julio.

TEGUCIGALPA, Honduras — Soy Diego De León, tengo 18 años y soy una persona trans, no binaria y hondureña.

Ser una persona no binaria en Honduras es vivir en una constante guerra contra esta sociedad patriarcal. 

El reconocerme y aceptarme como no binarie me ha traído burlas, acoso, rechazo, invalidación, agresiones verbales y físicas.

Todo esto me ha hecho resistir aún más y luchar en contra de esta sociedad patriarcal.

En Honduras, las personas no binarias (y LGBTIQA+) contamos con muy pocos espacios seguros, vivimos en la vulnerabilidad. 

La religión ha afectado grandemente en mi vida y en la vida de mis hermanes no binaries y LGBTIQA+, nos violenta y niega nuestros derechos humanos.

Una de mis mayores luchas es que el Estado reconozca mi existencia como persona no binaria, libre de estigma y discriminación. 

Al no contar con una ley de identidad de género, se me invalida constantemente y, por lo tanto, se niega mi propia existencia. 

Así como muches hermanes no binaries, queremos iniciar un tratamiento de reemplazo hormonal y este procedimiento se nos complica.

Las personas no binarias existimos y resistimos.

Continue Reading
Advertisement
FUND LGBTQ JOURNALISM
SIGN UP FOR E-BLAST

En Espanol

Ni insultos ni amenazas impiden desfilar a la población LGBTQ en Honduras

Se celebran el 201 aniversario de la Independencia del país

Published

on

(Foto cortesía de Reportar sin Miedo)

Reportar sin Miedo es el socio mediático del Washington Blade en Honduras. Esta nota salió en su sitio web el 15 de septiembre.

TEGUCIGALPA-SAN PEDRO SULA, Honduras — A pesar de las amenazas repetidas durante toda la semana de impedir la participación diversa en los desfiles patrios, las poblaciones LGBTI+ de las principales ciudades de Honduras se hicieron presentes hoy en las marchas para celebrar el 201 aniversario de la Independencia del país. 

Tanto en Tegucigalpa como San Pedro Sula, integrantes de organizaciones diversas hondureñas hicieron el recorrido desde el final del bulevar Morazán hasta el Estadio Nacional, en la capital Tegucigalpa, y desde la tercera avenida y séptima calle hasta el Estadio Morazán, en San Pedro Sula.

Bajo el brillante sol de la capital de Honduras, organizaciones LGBTI+ como Kukulcán, Arcoíris y Muñecas de Arcoíris marcharon mientras a su lado también lo hacían las bandas marciales de los institutos capitalinos de secundaria.

“No podíamos faltar”, dijo Pepe Palacios sobre la participación de la diversidad sexual en los desfiles por los más de doscientos años de emancipación política. “Hemos estado desde el 15 de septiembre de 2009, la población LGBTI se manifestó en contra de golpe de Estado. Tenemos 13 años de hacerlo”.

En el evento no faltó el brochazo político de los grupos de apoyo al Partido Libre y a la presidenta Xiomara Castro, quienes llegaron armados de las conocidas banderas rojas de su instituto político.

Mientras tanto, en San Pedro Sula, hacia las diez de la mañana el desfile parecía pertenecer exclusivamente a Libre y a los colegios de secundaria como el instituto José Trinidad Reyes.

Pero en San Pedro Sula no sólo se escucharon los ritmos de moda al son de los tambores y las liras. En medio de las bandas de los colegios se pudo ver a pequeños grupos de garífunas que interpretaron sus ritmos ancestrales.

En esta ciudad del norte de Honduras había dos escenarios, uno frente al parque central y otro en la Plaza de las Banderas, en el estadio Francisco Morazán, donde el alcalde Roberto Contreras y otros funcionarios estaban sentados.

Las organizaciones LGBTI+ de Tegucigalpa impusieron su presencia en los desfiles. Llegaron ondeando banderas diversas al estadio Nacional desde las ocho de la mañana.

Políticos + LGBTI + feministas

En el estadio Nacional en Tegucigalpa se hallaba el estrado principal ocupado por la presidenta Xiomara Castro junto a reconocidos funcionarios de su gobierno, como su esposo Mel Zelaya, su hijo Héctor y el presidente del Congreso Luis Redondo.

En la capital, lxs integrantes de los colectivos diversos de la capital desfilaron llevando con orgullo las banderas y otros distintivos que lxs representan.

Además de los grupos diversos de Tegucigalpa, en el desfile de Independencia estuvieron presentes lxs integrantes de las organizaciones feministas como Somos Muchas. Lxs feministas acudieron al evento llevando en sus muñecas coloridos distintivos y pañoletas verdes.

Para el miembro de la población diversa Ricardo Montes, la participación LGBTI+ en los desfiles “es importante porque pertenecemos a la población hondureña”.

Además, Montes le pidió a la juventud que no tenga miedo de ser quienes son

Los colectivos trans pusieron el color en el desfile con palillonas vestidas de rosado que marcharon bajo el sol ardiente mientras agitaban pompones blancos y de otros colores. 

Lxs miembrxs de Asociación Kukulcán cargaron enormes pancartas con mensajes antiodio, de visibilización para sus colectivos y de lucha en pro de una sociedad desprejuiciada.

Les tiran de todo

La mala nota del día ocurrió alrededor del mediodía, cuando representantes de las organizaciones de la diversidad sexual comenzaron a entrar al estadio Nacional de Tegucigalpa. 

A esa hora, desde las graderías, grupos de militantes antiderechos comenzaron a tirar bolsas de agua, botellas de refrescos, bolsas de basura y otros objetos contra las comitivas LGBTIQ+ mientras desfilaban alrededor de la cancha del estadio.

A pesar de los ataques de los reducidos grupos antiderechos, la mayoría de las y los presentes en el estadio aplaudieron y vitorearon a lxs miembrxs de las comitivas de la diversidad sexual que hicieron su entrada al estadio con orgullo y dignidad.

Las palillonas de las asociaciones trans de la capital continuaron su desfile sin inmutarse por los ataques de los grupos antiderechos que no lograron reducir el ánimo de las comitivas LGBT ni afear el evento de Independencia.

El equipo de Reportar sin Miedo intervino durante lo peor de los ataques antiderechos y les llamó la atención para que dejaran de lanzar objetos y gritar improperios en contra de los grupos diversos.

En resumen, podría decirse que fue mayor el apoyo brindado por el público que los actos vergonzosos en contra de las organizaciones LGBTIQ+ que tuvieron la valentía y el orgullo de desfilar en al celebración de los 201 años de Independencia de la patria.

Continue Reading

En Espanol

Mujeres trans en Honduras se unen en busca del cambio de nombre

USAID ha proveído asistencia técnica a los activistas

Published

on

(Cortesía de Reportar sin Miedo)

Reportar sin Miedo es el socio mediático del Washington Blade en Honduras. Esta nota salió en su sitio web el 24 de agosto.

TEGUCIGALPA, Honduras — Para recibir un taller de trabajo de incidencia en el cambio de nombre en Honduras, organizaciones trans del país, con acompañamiento técnico de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), acudieron a un hotel capitalino.

La directora de Asociación Feminista Trans (AFET), Viena Ávila, explicó que el programa incluye la iniciativa de la comitiva para tratar asuntos políticos y varios temas como la identidad de género, “puntualizando el reconocimiento legal de las personas trans en el Registro Nacional de las Personas”, agregó.

El taller es parte de los programas de Usaid que fortalecen la participación de grupos marginados en la gobernación a nivel local y nacional. Además influyen positivamente en otros sectores como la alimentación, la educación, el medioambiente y la salud.

Llevan tres meses de espera

Ávila confirmó que la comitiva trans se formó con apoyo de Unidos por la Justicia, un programa que contribuye a desarrollar las instituciones judiciales, de seguridad y de sociedad civil más efectivas y confiables.

Además, busca mejorar el acceso a justicia para las poblaciones más vulnerables: mujeres, personas con discapacidad, jóvenes, afrohondureños y comunidad LGBQI+.

“Es importante retomar las acciones, ya que hemos estado esperando más de tres meses que nos den una respuesta desde el acto de perdón”, dijo la directora de la Asociación Cozumel Trans, Rihanna Ferrera.

La activista afirmó que las organizaciones LGTB siguen esperando el procedimiento para hacer cambiar el nombre de las personas trans.

Ferrera agregó que la reunión fue “muy beligerante”.

“Hemos conformado una pequeña comitiva para darle seguimiento a este y otros temas que nos competen como organizaciones y personas trans, ya que somos parte de la sociedad hondureña”, dijo.

Según la miembra de la Asociación Muñecas de Arcoíris, JLo Córdova, las organizaciones están interesadas en que la sentencia se cumpla. “Como comunidad ya hemos entregado una propuesta a la comitiva. Solo está que avancen con esta propuesta. Ya estamos formando líderes también para ser voceros de la campaña del cambio de nombre en el país”.

Continue Reading

En Espanol

Fallece la activista trans colombiana Diane Navarro Sanjuán

La barranquillera era negra, marica y puta

Published

on

Diana Navarro Sanjuán (Foto cortesía de OrgulloLGBT.co)

OrgulloLGBT.co es el socio mediático del Washington Blade en Colombia. Esta nota salió en su sitio web.

Lamentamos informar del paso a la eternidad de la activista trans Diana Navarro Sanjuán, abogada, funcionaria pública y una mujer que se describía como “Negra, Marica y Puta”, que ejerció su liderazgo social y político en la localidad de Santafé en Bogotá.

Fallece Diana Navarro, activista trans negra puta y marica barranquillera

Diana Navarro es una mujer trans barranquillera que, por muchos años, trabajó por la defensa de los derechos de las personas LGBTI, especialmente de aquellas que ejercían el trabajo sexual. Ella “tuvo que huir de su ciudad natal, Barranquilla, hacia Bogotá porque cuando le contó a su padre lo que realmente le gustaba en el sexo, él le dijo que lo ocultara: “¿Qué sentido tiene que una sea y no lo pueda demostrar?”. 

Se escondió durante un tiempo porque era menor de edad y sus padres la estaban buscando, pero cuando cumplió 18, volvió a su casa y se presentó como Diana, desde ahí se habla con su familia a cada rato, “si no llamo a saludar, me regañan; me cuidan más que a mis hermanas”. Diana siguió ejerciendo la prostitución, y cuando pudo ahorrar el dinero suficiente se mudó a Medellín para estudiar Derecho[1].

Como activista, fue la primera persona LGBTI en Colombia en la directiva de un partido político: en 2007 la Asamblea del Polo Democrático Alternativo, la nombro parte de su directiva, siendo la primera mujer trans en América Latina en ocupar un cargo alto en un partido político. Su activismo lo inicio en Barranquilla en espacios culturales y artísticos, ante la hostilidad de la ciudad y la falta de oportunidades, se radicó en Medellín y allí sorteaba su tiempo entre estudiar derecho y el trabajo sexual, al graduarse se radico en Bogotá, donde se dedicó al trabajo comunitario en el barrio Santa Fe (Bogotá) con mujeres trans trabajadoras sexuales, ocupando su tiempo en propiciarles espacios de acogida, representarlas en  espacios judiciales y activar acciones productivas para su sostenibilidad.. Hizo parte del equipo del Ministerio del Interior que realizó la línea base y la política pública nacional LGBTI, dedicándose ella a recoger el país para identificar las principales necesidades del movimiento LGBTIQ, tiempo que aprovecho para acercarse y acompañar iniciativas comunitarias y locales de grupos nacientes.

Luego en el interior del INPEC, buscando acoger una decisión de la Corte Constitucional para dignificar la vida de las personas trans privadas de la libertad, gestionó acciones concretas, tanto con quienes estaban privadas de libertad como con las autoridades carcelarias en mesas de trabajo lideradas en varias ciudades del país. Si bien, se radicó en Bogotá tuvo una fuerte correspondencia con el trabajo territorial, lo que le permitió acompañar activismos en los lugares más apartados de Colombia, haciendo énfasis en personas de grupos étnicos y en sectores más periféricos. Como abogada, acompañó de forma gratuita exigibilidad de derechos de personas LGBTI, liderando acciones ciudadanas, presentando tutelas y radicando derechos de petición.

En último lugar, se destaca su lucha por la reivindicación del trabajo sexual, acercando los sistemas de salud pública y promoviendo acciones con los gobiernos locales y entornos sociales para la protección de la vida de las mujeres trans en este ejercicio, todo esto desde el reconocimiento de la interseccionalidad en el movimiento social y la urgencia pedagógica de reconocer formas propias de construir y deconstruir la expresión de género desde las realidades locales nombrándose a sí misma como negra, marica y puta.

Desde el inicio de Caribe Afirmativo, fue una aliada en acompañar nuestros procesos de trabajo comunitario y de incidencia territorial, además nos acompañó en el ejercicio de reconocer el valor transformador de la cultura, desarrollándose así un lazo estrecho no solo a nivel de activismo, sino también a nivel personal. En este sentido, Caribe Afirmativo no solo lamenta su perdida para el movimiento Trans y en general para las luchas de las personas sexo-género diversas, sino también como persona y ser humano.

Caribe Afirmativo envía sus condolencias a su familia trans del Santa Fe, hermanas de trabajo y a las que también se autodenominan putas, como ella siempre se reconoció y cuya enunciación promovió el reconocimiento de las personas –especialmente de las mujeres– que ejercen el trabajo sexual. Finalmente, esperamos que sus luchas no cesen con su partida, sino que, por el contrario, se puedan fortalecer a través de la juntanza que seguramente las personas que la seguían y admiraban su trabajo, suscitará.  Y que es tarea del resto de la sociedad civil seguir trabajando por hacer que las negras, putas y maricas –en palabras de ella misma- ejerzan plenamente sus derechos como ciudadanas como tributo a su legado.

Caribe Afirmativo, Agosto 22, 2022

Diana Navarro San Juan una forjadora del camino por la igualdad

Por John Marlon Rodríguez

Diana falleció en Bogotá en las últimas horas, su muerte ocurrió por causas naturales, debido a problemas de salud que venía presentado en los últimos meses. Se destacó por ser una de las activistas trans más importantes de Bogotá, y el país, también participó activamente en la construcción de la política LGBTI de Bogotá.

“Soy negra, marica y puta”, aunque para algunos suena grotesco para Diana era su frase favorita, su mejor descripción, por eso la decía con total orgullo en diferentes espacios laborales y políticos. Diana hoy parte de este plano dejando una importante e inquebrantable lucha por los derechos de los sectores sociales LGBTI, especialmente de mujeres y hombres trans.

La madre Diana, adjetivo con el que se identifica a mujeres trans que reciben, cuidan y defienden a otras personas trans, inició su lucha por la identidad de género desde muy joven, cuando debió dejar su Barranquilla natal para poder vivir de acuerdo a como se identificaba, como una mujer.

En Medellín Diana realizó estudios de derecho, pero la discriminación la hizo migrar a Bogotá, con su llegada al barrio Santa Fe fue testigo de los constantes atropellos a las mujeres trans del sector, dedicadas a las actividades sexuales pagas, situación que la motivó a iniciar su trabajo por la defensa de los derechos humanos, de la identidad de género y la diversidad sexual. 

Navarro dirigió la Corporación Opción por el Derecho a Ser y el Deber de Hacer, participó en la junta directiva del Polo Democrático Alternativo (PDA), y posteriormente el Polo de Rosa, que reunió a militantes de los sectores sociales LGBT que hacían parte del PDA.

Diana se vinculó de manera muy comprometida al proceso de formulación de la política pública LGBTI de Bogotá, hizo parte del Consejo Consultivo LGBT, espacio de participación de esta política donde representó a las personas trans, también lideró la Mesa LGBT de Bogotá y la coordinación de varias de las marchas del Orgullo, ampliando su trabajo a la defensa de mujeres lesbianas, hombres gais y personas bisexuales. 

Su activismo y participación política la llevaron a consolidarse como una de las lideresas trans más importantes de Bogotá y el país, por eso también hizo parte del equipo que impulsó desde el Ministerio del Interior la política pública LGBTI nacional.

La lideresa hizo parte de la formulación de la política de actividades sexuales pagas de Bogotá, y en los últimos años estuvo vinculada a la Secretaría de Integración Social, en el equipo de la Subdirección para Asuntos LGBTI, donde continuó su trabajo por la defensa de los derechos de las personas con orientaciones sexuales e identidades de género diversas.

Gracias Diana Navarro San Juan por tú lucha, tus actos políticos -verbales y en ocasiones performáticos y hasta incómodos para muchos- que evidenciaron tú existencia y la de las personas trans en la ciudad; hoy mujeres y hombres se pueden expresarse libremente en esta ciudad por tú liderazgo y compromiso para hacer de Bogotá una ciudad que respeta la igualdad y las diversas formas de ser y amar.

Descansa en paz.

https://bogota.gov.co/

Diana Navarro no morirá, su legado vivirá

La Secretaría Distrital de Integración Social lamenta el fallecimiento de la activista Diana Navarro y envía un mensaje de solidaridad y fortaleza a sus familiares y amigos de la causa y sectores. 

Diana Navarro lideró el proceso Reafírmate: El Chuchú de la Cédula, trámite que permite que las personas trans en Bogotá cambien su nombre y sexo en su documento de identificación.

Bogotá, D.C., agosto 22 de 2022. La reconocida activista mujer trans, Diana Navarro Sanjuán, luego de haber estado un mes hospitalizada, falleció este lunes en la ciudad de Bogotá.

Su trabajo, convicción y constancia ayudaron a avanzar de muchas formas la agenda trans en el país y en la capital del país.  

Diana estuvo vinculada a la Subdirección para Asuntos LGBTI de la Secretaría Distrital de Integración Social, como parte del equipo de trabajo y tuvo la responsabilidad de buscar la transversalización de la Política Publica LGBTI.

Desde la Secretaría de Integración Social lideró el proceso Reafírmate: El Chuchú de la Cédula, proceso que permite que las personas trans reciban, inicialmente, una asesoría sobre el reconocimiento de la personalidad jurídica y, posteriormente, el cambio de nombre y sexo en su documento de identificación.

Está líder de los sectores LGBTI se distinguió por su capacidad política para buscar alianzas y consensos que le permitieran avanzar, no sólo en su trabajo, sino en la causa que defendió toda su vida.

Sus compañeros y compañeras de la Secretaría de Integración Social y su equipo de trabajo en la Subdirección para Asuntos LGBTI, envía un mensaje de solidaridad con su familia, amigos y compañeros de la causa LGBTI en Colombia.

https://www.integracionsocial.gov.co/

Continue Reading
Advertisement

Sign Up for Weekly E-Blast

Advertisement

Follow Us @washblade

Advertisement

Popular